Mi bebé y yo

Bebidas para combatir la sed

( 3 votos) load

Te ofrecemos muchos consejos para elegir las bebidas más refrescantes y saludables para tu hijo y para toda la familia este verano, para evitar la pérdida de líquidos y estar bien hidratados.

En verano, el sol y el calor pueden dar lugar a una excesiva pérdida de líquidos y causar deshidratación. Por ello, en esta época del año, es necesario beber mucho, pero hay que hacerlo de forma adecuada. Agua, refrescos, té, zumos, batidos, infusiones… La lista de bebidas posibles es muy larga, pero no todas son igualmente sanas.

(Te interesa: Prevenir la deshidratación: 10 consejos básicos)

Agua, la mejor opción

•    El agua es, sin lugar a dudas, la bebida más adecuada y natural: no proporciona calorías, refresca, quita la sed, hidrata el organismo y reintegra su patrimonio de sales minerales.

•    Para diluir la leche en polvo del bebé, se deben emplear aguas muy poco mineralizadas, con un residuo seco muy bajo (inferior a 50 mg/l), para no alterar la composición del alimento. Es preferible no utilizar agua del grifo, pues suele tener un residuo seco muy elevado y contiene muchos nitratos.

•    Los niños que son muy movidos, y que realizan ejercicio al aire libre, pueden tomar un agua más mineralizada, rica en bicarbonatos y con un residuo superior a 500 mg/l, para compensar la pérdida de sales y corregir la acidez producida por el cansancio muscular.

Refrescos con gas: sí, pero con moderación

•    Las bebidas dulces gaseadas se suelen ofrecer a los niños a partir de los cuatro o cinco años.

•    Este tipo de bebida suele contener bastante azúcar y, si se consume de forma incontrolada, pueden dar lugar a un exceso de calorías, aunque muchas de estas bebidas se presentan en versión light.

Zumos, sabrosos y saludables

•    Los zumos de fruta contienen, además de agua, un determinado porcentaje de azúcares y una parte de las vitaminas y sales minerales contenidas en la fruta original. Entre las vitaminas, la más abundante es la C, mientras que, entre las sales minerales, prevalece el potasio, el calcio y el fósforo.

•    Es preciso distinguir entre zumos y néctares: los zumos de fruta están compuestos al 100 por cien de zumo, mientras que los néctares de fruta contienen de un 40 a un 50 por ciento de zumo o pulpa de fruta; el resto se compone de agua y azúcar, además de ácido cítrico y ácido ascórbico.

•    Los zumos de naranja poseen características muy parecidas a las de un buen zumo preparado en casa. Una vez exprimido, el zumo se congela para poder ser transportada y almacenado. Después, se tritura, se pasteuriza y se envasa.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

¡Bebidas para combatir la sed! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)