Mi bebé y yo

El calabacín: Todas sus propiedades

( 6 votos) load

Te explicamos todas las propiedades, los beneficios y las variedades de un alimento tan rico como el calabacín. ¡Introdúcelo en la dieta!

Las variedades de calabacín que se pueden encontrar en el mercado son numerosas: existen ejemplares de forma alargada o redondeada, y su color puede variar del verde oscuro al amarillo, así como tener un aspecto homogéneo, estriado o punteado. Desde el punto de vista nutricional, no existen grandes diferencias entre una u otra variedad.
Para adquirir un buen producto, lo importante es atenerse a unos criterios de selección, que siempre son los mismos: en primer lugar, son preferibles los ejemplares no demasiado grandes (dado que son más sabrosos y tienen menos semillas); en segundo lugar, la piel deberá ser brillante y no presentar golpes; por último, la pulpa ha de ser dura y crujiente.


Cómo elegirlo

En realidad, el calabacín es el fruto de una especie de calabaza que se recolecta cuando todavía está verde, es decir, inmadura. Su sabor es muy suave, lo que la convierte en una de las hortalizas más versátiles en la cocina. Se caracteriza, sobre todo, por su ligereza y su gran digestibilidad. Proporciona muy pocas calorías (100 g de calabacín sólo contienen 11 kcal), ya que no tiene prácticamente grasas, y aporta una cantidad mínima de proteínas y de hidratos de carbono. También es pobre en fibra, si bien constituye una magnífica fuente de sales minerales: es rico en potasio y calcio, así como en vitamina C, importante factor protector. En cambio, no contiene mucho sodio, lo que la convierte en una hortaliza ideal para las personas hipertensas.


Cuándo introducirlo en la dieta del niño

A partir de los cinco o seis meses de vida, el calabacín puede formar parte de la alimentación del niño. Es excelente para preparar los primeros caldos vegetales o como ingrediente de sopas y cremas de verdura. Su sabor dulzón, unido al de la zanahoria y al de la patata, hace que esta hortaliza
resulte ideal para que el pequeño realice los primeros “ensayos” con el puré de verdura.


Cómo se conserva, cómo se cocina
Es aconsejable consumir el calabacín nada más comprarlo o en un máximo de dos o tres días. En cualquier caso, se puede conservar en el frigorífico incluso durante una semana, bien lavado y seco. No hace falta pelarlo; es suficiente con lavarlo muy bien y eliminar los dos extremos. Generalmente, se consume cocinado (al vapor, hervido o salteado), pero los ejemplares más pequeños se pueden consumir incluso crudos, en ensalada.

FICHA NUTRICIONAL
Qué contienen 100 gramos de calabacín:
Energía (kcal): 11
Agua (g): 93,6             
Proteínas : 1,3
Grasas (g): 0,1
Glúcidos (g): 1,4
Fibra: 1,2
Sodio (mg): 22
Potasio (mg): 264
Hierro (mg): 0,5
Calcio (mg): 21              
Vitamina A (mcg): 6
Vitamina C (mg): 11



INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

El calabacín: ¡Conoce todas sus propiedades! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)