Mi bebé y yo

Frutos de otoño: ¡recarga natural de energía!

( 1 voto) load

Los frutos típicos del otoño, como las manzanas o las castañas, son una fuente natural de energía, muy beneficiosa para reforzar las defensas y evitar los resfriados. Descubre sus beneficios.

Manzanas, uvas, caquis, granadas, castañas, almendras, nueces...Los frutos típicos del otoño son una fuente de energía natural, muy beneficiosa para reforzar las defensas de los niños y también para recargar las pilas de toda la familia. Los días grises y el cambio de hora, que nos quita luz solar, afectan al tono físico y al estado de ánimo, tanto de los adultos como de los niños. El organismo, al recibir menos luz, produce menos serotonina, la hormona que nos hace sentir bien, y esto se traduce en un incremento del nerviosismo, el cansancio y el agotamiento. Por esta razón, resulta importante seguir una alimentación rica en minerales y vitaminas, capaz de aportarnos la energía que el cambio estacional nos quita, sin darnos cuenta. Veamos los beneficios de los frutos del otoño:

La manzana. Rica en vitamina C, potasio, magnesio, calcio, fósforo y hierro, la manzana ayuda a combatir la fatiga y la irritabilidad. Para el intestino tiene una función dual: si se consume cruda, permite luchar contra la diarrea y, si se consume triturada y cocida, resulta ideal para hacer frente al estreñimiento. A los niños les acostumbra a gustar la manzana al horno, así como su presentación en mermeladas y compotas. 

La uva. Ricas en vitaminas A, B y C, las uvas son una importante fuente de energía, que ayuda a prevenir los resfriados y la gripe. En este sentido, es mejor consumir la uva negra, ya que contiene antioxidantes. Lo ideal es comer uvas orgánicas y ofrecérselas a los niños con piel, bien limpias, ya que la uva concentra en la piel la mayoría de los nutrientes.

 El caqui y la granada. El caqui, dulce y rico en azúcares simples, aporta muchos minerales al organismo, lo que lo convierte en un fruto perfecto para combatir el cansancio y el agotamiento. Contiene vitaminas C y A, ayuda a fortalecer las defensas, es rico en potasio y licopeno, una sustancia que ayuda a mantener la piel elástica,y tiene efectos diuréticos. La granada es otro de los frutos típicos del otoño que protege contra la gripe, es rico en vitamina C, mejora el humor y reduce el estrés.

La castaña. Fruta muy rica en almidón, la castaña aporta al organismo energía de larga duración, por lo que permite combatir el cansancio. Los niños pueden consumir castañas asadas o cocidas. Para hacerlas más digeribles para el pequeño, un truco consiste en añadir una pizca de sal e hinojo cuando el agua está hirviendo. 

Las nueces y las almendras. Ricas en ácidos grasos poliinsaturados y vitamina E, las nueces y las almendras son excelentes fuentes de energía y permiten prevenir la acumulación de colesterol en la sangre. Además, contienen muchos minerales: hierro, calcio, magnesio y vitaminas A, B1 y B2. Sin embargo, ambos frutos secos son calóricos, con lo que se debe regular su consumo.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Frutos de otoño: ¡recarga natural de energía! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)