Mi bebé y yo

El pescado en la alimentación de los niños

( 9 votos) load

Numerosos estudios científicos han demostrado que el consumo de pescado es muy beneficioso para la salud. Es un alimento fundamental en la alimentación de los niños.

Lo que diferencia claramente al pescado de otros alimentos proteínicos, como la carne o los huevos, es, sobre todo, la composición de su materia grasa.
- La grasa del pescado es rica en omega 3, ácidos grasos de tipo poliinsaturado (distintos a los saturados, de los que, por el contrario, es preciso reducir su consumo), definidos como esenciales porque el organismo humano no puede producirlos de forma autónoma y deben introducirse a través de los alimentos.
- Del mismo modo que las vitaminas, los omega 3 deben estar presentes en la dieta diaria y tienen múltiples propiedades.

Omega 3 en la alimentación de los niños

Una presencia adecuada de ácidos grasos omega 3 es especialmente importante en la alimentación de los niños, con el fin de garantizar su salud.
- El DHA es un omega-3 necesario para el desarrollo y el buen funcionamiento del cerebro y de la vista, por ello se recomienda su aporte durante toda la vida y especialmente durante el crecimiento y el desarrollo del bebé y el niño.
- Los omega 3 son muy importantes en los meses posteriores al nacimiento, por lo que es conveniente que la mamá acumule una buena reserva, para poder proporcionar al bebé la cantidad adecuada durante la lactancia.

¿Cuándo ofrecer el pescado a los niños?

Hasta hace algunos años, se sugería retrasar la introducción del pescado hasta el año, para reducir el riesgo de alergias. Actualmente, esta recomendación ya no se considera válida, a la luz de diversos estudios, que han demostrado que, por el contrario, introducir el pescado en el menú alrededor de los ocho meses permite incluso reducir el riesgo de alergia. Naturalmente, hay que tener en cuenta la capacidad digestiva todavía reducida del pequeño, por lo que los tarritos homogeneizados constituyen la mejor elección para un inicio suave. A partir de los nueve meses, se puede pasar al pescado fresco (o congelado), empezando por los pescados blancos más magros, como el lenguado y la pescadilla. Alrededor de los 18 meses, se puede introducir el pescado azul, que, a partir de entonces, debe convertirse en una constante en la dieta, como garantía de un futuro saludable.


 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

El pescado en la alimentación de los niños Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)