Mi bebé y yo

Lácteos y vitamina D en la dieta infantil

( 8 votos) load

El 59% de los escolares españoles presenta una deficiencia moderada o severa de vitamina D, según un estudio publicado en la revista 'Minerva Pediátrica'. Sin embargo, los lácteos y la vitamina D son esenciales para el desarrollo infantil. Te explicamos por qué.

Según un estudio publicado por la revista pediátrica Minerva Pediátria, el 60% de los niños en edad escolar presentan un déficit de esta vitamina que, sin embargo, resulta esencial para su desarrollo, especialmente para tener unos huesos fuertes y sanos. En este sentido, y con el fin de contrarrestar la deficiencia de esta vitamina, los expertos recomiendan la ingesta de dos a tres raciones diarias de lácteos, ya que son muy ricos en vitamina D. 

Los lácteos, ricos en vitamina D

La ingesta de vitamina D en la infancia resulta esencial para el correcto desarrollo del niño, ya que ayuda a tener unos huesos más fuertes a lo largo de la vida. Esta vitamina regula la adquisición de masa ósea e interviene en la absorción del calcio, lo que favorece la prevención de la aparición de osteoporosis en etapas posteriores de la vida, así como a reducir el riesgo de infecciones, diabetes, diversos tipos de cáncer y el aumento de la presión arterial. 

Así pues, la vitamina D es básica para la salud del niño, pero ¿cómo obtenerla? Básicamente, puede hacerse a través de la alimentación o tomando el sol. Lo ideal es combinar ambas cosas con el fin de garantizar el aporte adecuado para el organismo.

  • Alimentación. La vitamina D se encuentra especialmente presente en los lácteos: leche, yogures, quesos, etc. También está presente en alimentos como la yema del huevo, los aceites de hígado de pescado, la mantequilla, la margarina y los pescados grasos como el salmón, el atún y las sardinas, ricos en ácidos grasos Omega-3. Los pediatras aconsejan a los niños consumir entre dos y tres raciones diarias de estos productos. 
  • Tomar el sol. Siempre con precaución, utilizando crema protectora y en horas del día en que el sol no pique mucho (sobre todo en verano) es aconsejable que los niños tomen un poco el sol para recibir la vitamina D que se obtiene al hacerlo. Para ello no es necesario que se tumben como hacemos los adultos. Jugando al aire libre o practicando deporte pueden tomar el sol de forma lúdica y segura.

(Te interesa: Cómo proteger la piel de los niños del sol)

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Lácteos y vitamina D en la dieta infantil Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (2)

Invitado - invitado
La leche siempre fue super nutritiva, aun que hay casos especiales de intolerancia a la lactosa.. Val minijuegos
Invitado - invitado
Esta información la escuche siempre de mi madre...es ciertísima.. jaja y muy comprobada. Rita. minijuegos