Mi bebé y yo

Los 5 mejores trucos para fotografiar a tus hijos

( 1 voto) load

Fotografiar a un niño no siempre es algo sencillo, sino todo lo contrario. Os ofrecemos los consejos para capturar del mejor modo los momentos mágicos de tu hijo.

​Capturar los momentos mágicos de tus hijos no está exento de dificultades y, a menudo, hacer una fotografía a un bebé o a un niño puede acabar en una batalla campal. Te ofrecemos algunos consejos de los mejores fotógrafos infantiles, que son muy fáciles de seguir y con los que obtendrás los mejores resultados.

1.Crea un ambiente relajado: antes incluso de empezar la sesión de fotos, es importante asegurarse de que el niño esté tranquilo y cómodo. Por eso, es mejor no decirles que se les va a fotografiar y hablarles en un tono pausado y relajado. También es muy importante elegir un momento en el que el niño se encuentre bien, es decir, que no esté incómodo o que no esté resfriado o malito, ya que estarán inquietos. Los niños necesitan estar contentos mientras se les fotografía, por lo que se les debe fotografiar sin prisas y dedicándoles todo el tiempo del mundo. Prueba a enseñarles algunas de las imágenes obtenidas o, mejor aún, deja que sean ellos los que saquen alguna fotografía, para que se sientan más integrados en la sesión y los auténticos protagonistas.
2. Nunca digas "sonríe a la cámara": si así lo haces, lo único que obtendrás es una sonrisa artificial. Si se deja que el niño actúe de forma espontánea, el resultado de la fotografía será mucho mejor. Incluso, a menudo, las fotos más naturales e impactantes son aquellas en las que el niño sale pensativo y relajado. 
3. Prepara el escenario: si lo que quieres es hacer fotos a un bebé en un espacio interior, lo ideal es buscar la zona con mejor iluminación, lo cual no quiere decir que la luz deba ser intensa, sino que debe ser tenue y suave. Una cama deshecha cubierta con sábanas blancas sería, por ejemplo, la ubicación ideal. Si no es posible, inténtalo en el suelo, cerca de una ventana que proporcione una luz suave. Como fondo, puedes utilizar una sábana, que proporcionará un bonito encuadre neutro y, además, actuará como reflector alrededor del bebé, lo que ayudará a reducir las sombras. Ten paciencia y espera a que el bebé esté dormido. Es, entonces, cuando conseguirás unas imágenes preciosas y serenas. Recuerda, además, no sólo fotografiar la carita del bebé, sino también los pequeños detalles, como sus pies y sus manitas. Cuando hagas una foto a un niño, no la hagas siempre por encima de su altura, de modo que tengas que mirar hacia abajo para fotografiarle. Prueba a agacharte, ponte a su altura y no tengas miedo de acercar el zoom al máximo para encuadrar toda su cara; capturarás expresiones muy naturales y únicas.
4. Para hacer fotos de niños en el exterior, los cobertizos, los portales antiguos, los muros de piedra y los grandes árboles son algunos de los fondos más interesantes. Es mejor no fotografiarles al mediodía, ya que los niños entornarán los ojos deslumbrados y la luz será demasiado intensa. Además, a esa hora, la luz adquiere una tonalidad azul y fría, por lo que es mejor elegir otro momento del día, en el que la luz sea más suave y cálida.
5. Siempre que estés con tus hijos, intenta llevar la cámara encima, pues así podrás fotografiar los grandes momentos. No esperes a que el niño se siente y pose para ti; es mejor que ellos actúen y se diviertan, y que tú esperes el momento oportuno, especialmente si quieres obtener fotografías de acción. Permite que los niños expresen sus emociones y que se divertan mientras les haces muchas fotos. Es mejor capturar demasiados recuerdos que demasiado pocos.

Te puede interesar

¡Los mejores trucos para fotografiar a tu hijo! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)