Mi bebé y yo

Evita criar a un pequeño tirano

( 2 votos) load

Te explicamos cuáles son los cinco aspectos que favorecen la aparición de comportamientos tiránicos en los hijos. Consejos para evitar situaciones desagradables.

Según los especialistas, gritar no sirve de nada. Gestionar los conflictos con los hijos es fundamental para guiarles en su crecimiento. Así pues, te decimos cuáles son los comportamientos que hay que evitar a toda costa para no verte obligada a convivir con un pequeño “dictador”.

1. En primer lugar, queda prohibida la “servitud” a toda costa, es decir, el hacer las cosas en lugar del niño, cuando él sería perfectamente capaz de actuar de forma autónoma. A los cuatro años, un niño puede cortar los alimentos, incluso con cuchillo y tenedor; empieza a vetirse solo, aunque no del todo; y, por supuesto, puede comer solo. También es capaz de lavarse las manos sin ayuda.

2. El segundo error es anticiparse a las necesidades del niño, sin ni tan siquiera permitirle sentir y vivir sus propios deseos. Inundarle de propuestas – regalos, actividades y proyectos –, en realidad, obedece a una necesidad de los papás (aplacar la ansiedad de que el pequeño se pueda sentir inferior o excluido), y acaba asfixiando la espontaneidad y la autonomía del niño.

3. El tercer comportamiento erróneo es asistirle continuamente, tranformándose literalmente en el mayordomo del niño, preparando su mochila del cole, untando su tostada con mantequilla, etc. En lugar de expresarse libremente, los papás se anticipan diciendo “quería decir esto, quería decir esto otro...”. Llegados a este punto, el lenguaje no se construye, sino que se reduce, mientras que el niño en realidad tiene una necesidad imperiosa de utilizar las palabras y de interactuar con el mundo a través de la comunicación.

4. El cuarto paso en falso es hablar en lugar de educar, que es el rasgo fundamental que activa la tiranía infantil. Según los expertos, se trata de una cuestión de etapas psicoevolutivas. Intentar discutir con niños de tres o cuatro años, o incluso de seis, empleando un código comunicativo adulto que se basa en una dinámica de pensamiento más evolucionada, es una temeridad. Hasta los 8-9 años, un niño no es capaz de comprender exactamente todas las consecuencias de sus acciones. Por lo tanto, es necesario comunicarse con claridad con él. Dar una información única, precisa e impersonal. Y ofrecerla varias veces, con cohesión. El pequeño necesita certezas; la dialéctica le desorienta.

5. Pero el comportamiento más peligroso de todos es activar en el niño la delegación de responsabilidades que no le corresponden, es decir, preguntarle acerca de cuestiones que no puede afrontar. Por ejemplo, preguntarle si quiere tener un hermanito o una hermanita, o si prefiere ir de vacaciones a Mallorca o a Francia. ¡Los niños no pueden decidirlo! El niño “tirano” desearía que sus papás hiciesen su trabajo, que es difícil, por supuesto, pero que no pueden delegar en nadie. Y mucho menos en su hijo.

Te puede interesar

Cómo evitar criar a un pequeño tirano Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)

si mi niña mayor es identica a niña tirana