Mi bebé y yo

Los mejores cuentos son los que inventas con tu hij@

( 4 votos) load

Para los bebés, son mejores las canciones y las nanas. A partir de los tres años, los peques prefieren las narraciones, pero cambiando las historias con la ayuda del niño. Ritualidad y creatividad son las claves.

Cuentos, historias y canciones infantiles, narradas por la mamá o por otra persona querida para el pequeño, leídas en los libros ilustrados, vistas en la televisión o en Internet… Los niños disponen de muchos instrumentos de entretenimiento narrativo. ¿Cuál es la mejor forma de transportar a tu hijo al mágico mundo de los cuentos? ¿Cuáles son los cuentos  más bonitos y los más beneficiosos, porque enseñan divirtiendo? ¿Y cuáles se deben evitar? En opinión de algunos psicólogos, los mejores cuentos son los que se inventan con el niño. Sin embargo, la edad también cuenta.

- Para los bebés de hasta 18 meses, son muy eficaces las nanas y canciones infantiles, porque cuando son tan pequeñitos, no entienden tanto el contenido como la musicalidad y el ritmo con el que se pronuncian las palabras. A través de la música, el pequeño siente que vive un ritual que se repite, al cual está muy aferrado, puesto que le une a la realidad, le da confianza y le ofrece la garantía de la continuidad. El bebé entiende que después de la canción, viene el sueño; y después del sueño, el despertar. Y que su mamá le levantará y le dará el desayuno.

- Cuando el niño crece y empieza a hablar, es decir, a partir de los 18 meses y hasta los tres años o tres años y medio, va siendo cada vez más consciente de los contenidos de la comunicación verbal, por lo que es oportuno introducir los primeros cuentos. A esta edad, lo importante es leerle cuentos cortos, porque su capacidad de atención es limitada. Es aconsejable leerle siempre el mismo cuento, el que más guste a los papás, porque así será más fácil transmitirle las emociones y apasionarle.

- A partir de los tres años, cuando el niño ya es capaz de inventar pequeñas historias, lo ideal es construir el cuento con él. La historia puede empezar siempre igual, para mantener el aspecto de ritualidad del cuento, y, a continuación, pasar a pedir la colaboración del niño, fomentando así su creatividad y animándole a introducir novedades en la narración. La idea que hay que transmitir al niño es que en la vida siempre es posible superar cualquier situación, incluso en los frentes más complicados, en los que está llamado a combatir a los ogros y las brujas malvadas.

En cuanto al tipo de cuentos que pueden servir como base de la historia, algunos especialistas consideran que, hoy en día, los cuentos más clásicos – los de los hermanos Grimm, Andersen o Perrault – resultan menos eficaces, porque están situados en una época muy lejana, cuando no existían ni la televisión, ni Internet ni los móviles. Los niños de hoy son más precoces y bastante rápidos, por lo que prefieren las narraciones de más acción. En este sentido, también son destacables las historias contextualizadas en otras culturas y países remotos, porque enseñan al niño realidades, culturas y formas de pensar y de actuar distintas a las nuestras. Estimulando su curiosidad, le impulsaremos hacia descubrimientos fascinantes.

Te puede interesar

Cuentos adecuados para el niño según su edad Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)