PUB - Banner skin_top OAS_AD 'Top3'

login

¡Entra en la comunidad!

PUB - Banner skin_left OAS_AD 'Frame1'

PUB - Banner skin_right OAS_AD 'Frame2'

PUB - Banner OAS AD 'Top' Debajo de logo

Google search

El niño muerde: ¿cómo evitarlo?

1 1 1 1 1 5(3 Votos)
FacebookTwitterPinterest

0 Comentarios Comentar

Cómo actuar para conseguir que el niño deje la costumbre de morder a las personas a partir del primer año.

Hasta el año de vida, el niño explora el mundo a través de las papilas gustativas. Y es totalmente normal que se lleve cualquier objeto a la boca, para comprobar su consistencia y para hacerse una idea de su sabor.
Además, es la etapa en la que aparecen los primeros dientes, que pueden provocar algunas molestias al niño. Por todos estos motivos, es normal que intente morder incluso a mamá y papá.
Sin embargo, a partir del año, el hecho de morder adquiere otro significado, por lo que es necesario controlarlo. Te damos unas pautas.



Foto 1 de

|

Las causas
Para un niño más mayorcito, el hecho de morder a las personas que le rodean (padres, abuelos, cuidadores o hermanos) deja de representar un modo impetuoso de expresar cariño y alegría. Tampoco constituye ya una forma de percibir y conocer a las personas que pertenecen a su pequeño mundo.

|

¿Por qué lo hace?
Este gesto adquiere una connotación agresiva: el niño puede exteriorizar su rabia, salirse con la suya o atraer la atención de sus papás.

|

¿Qué hacer para evitarlo?
Es preciso parar la acción, evitando reírse y sin transmitir al niño el mensaje de que, en el fondo, se trata de un juego y que, como tal, puede ser admisible. El niño tiene que entender que morder es un comportamiento socialmente inaceptable, porque puede provocar dolor.

|

¡Decir no!
Lo correcto es detenerle con decisión, diciendo ¡no! y alejándole de ti. No obstante, nunca debes recurrir al azote.

|

Su peluche amigo
Si el niño no abandona la costumbre de morder a las peronas, puede ser útil desviar este instinto hacia un peluche blandito. Cuando está a punto de morder, se le puede ofrecer el juguete diciéndole "Toma, muérdele a él, que no le haces daño. Pero a mamá (o a la hermanita) sí le duele". De esta manera. el niño podrá entender que las personas no deben tratarse como objetos inanimados: es el primer paso para enseñarle a respetar a los demás de forma gradual.

img_salvamamas
Y tú ¿Qué opinas?
Comentarios
  • No se han encontrado comentarios

login movil

¡Entra en la comunidad!

PUB - Banner OAS AD 'Bottom2' Articulo Patrocinado

PUB - Banner OAS AD 'Bottom1' Articulo Patrocinado