Mi bebé y yo

“Mis manos son pequeñas”… ¿Qué hay en la cabeza de un niño?

( 10 votos) load

Cuando los papás educamos a nuestros hijos, algunas veces, perdemos los nervios o vamos con prisas. El pequeño no puede entender cosas que damos por sentadas. Qué piensa un niño.

Ha llegado a nuestras manos este texto, precioso, que pone palabras a los pensamientos de un niño pequeño. A veces, los papás actuamos de forma contradictoria o confusa, desde el punto de vista del pequeño. Por supuesto, siempre con la mejor de las intenciones, porque los niños son nuestro mayor tesoro. Pero es bueno detenerse un instante, reflexionar y tratar de ponernos en el lugar de un niño que se mira en el espejo que representamos para él. Te invitamos a leer y pensar.

- Mis manos son pequeñas y por eso se me cae la leche, aunque no quiera.
- Mis piernas son cortas. Por favor, espérame y camina más despacio; así puedo andar contigo.
- Por favor, mírame cuando te hablo. Así, sé que me estás escuchando.
- Mis sentimientos todavía son tiernos; no me regañes todo el día. Deja que me equivoque sin hacerme sentir tonto.
- No esperes que la cama que haga o el dibujo que pinto sean perfectos. Ámame por el hecho de haber tratado de hacerlo lo mejor posible.
- Recuerda que soy un niño, no un adulto pequeño. A veces no entiendo lo que me dices.
- Te quiero tanto... Por favor, ámame por lo que soy, no por las cosas que hago.
- No me rechaces cuando estás molesta conmigo y vengo a darte un beso. Me siento solo, abandonado y con miedo.
- Cuando me gritas, me asusto. Por favor, explícame lo que he hecho.
- No te enfades cuando las sombras y la oscuridad me dan miedo por la noche, cuando me despierto y te llamo. Tu abrazo es lo único que me devuelve la paz.
- Cuando vamos a la tienda, no sueltes mi mano. Creo que voy a perderme y que no me encontrarás jamás.
- Me siento muy triste cuando discutís. A veces, pienso que es por culpa mía y se me encoge el estómago y no sé qué hacer.
- Muchas veces, veo que abrazas y acaricias a mi hermano. ¿Es que lo quieres más que a mí? ¿Porque es más guapo e inteligente? ¿No soy yo tu hijo también?
- Me regañaste cuando rompí mi juguete favorito, y mucho más cuando me eché a llorar. Yo estaba triste y peor que tú. No lo hice a propósito y me quedé sin él.
- Te molestaste porque me ensucié jugando. Pero es que la sensación del barro en mis pies era tan rica y la tarde tan bonita...
- Hoy te sentiste mal y yo me preocupé mucho. Traté de entretenerte con mis juegos y mis cuentos. ¿Qué haría yo si a ti te pasara algo?
- ¡Tengo mucha suerte! Entre todos los niños que hay en el mundo, me escogisteis a mí.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Qué piensa un niño pequeño sobre nuestra forma de educarle o regañarle. Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)

Me parece preciosa y es totalmente cierta, cuando mi niño se porto mal y lo deje en una habitación venia corriendo para q lo abrazara y yo lo llevava otra vez , al final le abrace y m sente con el y hablamos estubo abrazado a mi un buen rato. Mi niño.. la verdad q es muy bueno aunque a veces n pensamos s son niños.