Mi bebé y yo

Evitar la sobreprotección del niño

( 24 votos) load

Desde el nacimiento, el niño se enfrenta con frustraciones y pequeñas derrotas. Para él, constituyen los primeros momentos difíciles de la vida. Ayúdale así.

La mamá y el papá tienen el deber de ayudar a su hijo a construir una imagen interior de sí mismo lo más positiva posible, en la que también se deberá apoyar cuando la realidad no le sea muy favorable. Para conseguirlo, es preciso medir la protección necesaria, así como los estímulos para conocer el mundo y para ser autónomo. 

Qué hacer 

 - Transmitir al niño una percepción tranquilizadora del mundo. Ver peligros por todas partes y no concederle gradualmente la autonomía necesaria le crea mucha inseguridad. Añadir también una dosis de ansiedad constante significa correr el riesgo de bloquear o retrasar muchos de sus descubrimientos.

  - Tratar de darle ejemplo, mostrándole que, aunque se equivoque y las cosas no vayan como querría, siempre existe la posibilidad de solucionar los problemas. El niño hace suya esta actitud a partir del ambiente en el que crece, y la “absorbe” por imitación.

  - Recordar que la sobreprotección de los padres, a la larga, afecta al niño. El pequeño sobreprotegido puede desarrollar una sensación de inferioridad y de incapacidad, permaneciendo excesivamente ligado y dependiente de los padres.

  - Hay que dar confianza al niño cuando asegura que “no puede” hacer algo. En los primeros años, el niño debe aprender muchas habilidades, y sus movimientos se deben perfeccionar. Cuando se desanima y habla de sí mismo subrayando únicamente la parte negativa (“no puedo”), es importante rebatir su punto de vista, demostrándole que sí sabe hacer muchas cosas solo.

  - El hecho de sentir que mamá y papá se ocupan de él le aporta una gran seguridad. Elogiarle cuando logra hacer algo solo, o ayudarle sin dramatizar cuando tropieza y se cae, son otros estímulos que le ayudan a aumentar su autoestima.

- Inculcar demasiado miedo puede frenar la vitalidad de los niños y, en cualquier caso, hacerles escoger el camino equivocado. Algunos estudios han relacionado un comportamiento excesivamente timorato de los padres con comportamientos transgresivos y agresivos de los hijos, una vez son mayores.

 Qué no hacer

 - No infravalorar los miedos del niño, pero tampoco exagerar con la compasión. Cuando se le dice “pobrecito”, en realidad, sólo se están atenuando los efectos del consuelo. De hecho, al niño le parecerá que existe una amenaza real a la que debe temer.

- No excederse con las advertencias del tipo “cuidado, que te vas a caer”, o “no vayas allí, que es peligroso”. Repetir estas frases continuamente tratando de evitar el enfrentamiento inevitable con el riesgo puede crear en el niño el miedo a no ser capaz de defenderse y dominar su integridad.

- No hacer las cosas por él cuando no puede hacer algo. Protegerle de las frustraciones no le ayuda a ser autónomo. La autoestima del niño se forma en los primeros años de vida, en función de los juicios que se expresan sobre su persona y sobre sus capacidades.

  - No intervenir enseguida en cuanto el pequeño sufre un acto de prepotencia por parte de otro niño de su edad. De lo contrario, nunca aprenderá a defenderse solo y siempre recurrirá a la ayuda de sus papás.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Sobreprotección: a largo plazo es perjudicial Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (10)

Lo que dice no es que si de va a tirar de cabeza por un terraplén no le digas nada.... la cosa es que hay padres que lo dicen todo el día y en todo momento.
Esto es contraproducente por dos motivos puede ser que el niño luego no sea capaz de ver el verdadero peligro (no es igual correr por una calle con coches que en un parque por ejemplo ) o puede ser que todo les parezca peligroso y no sean capaces de tirarse por un tobogán.
Como hija no sé qué fue antes... si era una niña torpe y por eso me protegieron más o como me protegieron mucho soy más torpe.
Como madre intento que mi hija no repita la misma historia aunque me cueste alguna discusión con mi madre.
Mis "eso no se toca" o "ahí no te subes" son pocos pero claros y no negociables. En los parques infantiles aun cuando veo que es para más mayores siempre le digo que si puede subir adelante, me pongo cerca para agarrarla y en caso de no poder subir le explico que a la próxima vez será.... cada vez que salgo a la calle voy con miedo de que se haga daño pero me muerdo la lengua.
Cuando se es padre siempre se busca la forma de criar de la mejor manera a los hijos, es común que como padre primerizo desees prever cada situación, queremos evitarles a toda costa que sufran y muchas veces no los dejamos "vivir su vida". Es un tema verdaderamente interesante. Les recomiendo que lean este artículo, ya que dan consejos para hacer que nuestros hijos sean autónomos pero sobre todo FELICES. http://goo.gl/F15GEZ
Invitado - Aritxa
Tengo una hija de 4 años y es muy inquieta e intrépida y a veces tengo que contenerme para no cogerla y dejarla quieta a mi lado, así evitaría accidentes pero no creo q sea lo adecuado. Creo q aquí se está hablando de la sobreprotección, podemos y debemos proteger a nuestros hijos de los peligros pero no sobreprotegerlos generándoles inseguridades. Tenemos qué guiarnos por nuestro sentido común para saber donde están los verdaderos peligros y no inculcarles nuestros miedos y dejarles que aprendan hasta donde pueden llegar sin que sea necesario que les protejamos continuamente. Creo que hay prepararles para ser niños fuertes e independientes, que se sientan seguros de si mismos y eso se consigue dándoles mucho cariño y respaldo pero también enseñándoles la forma para ser autónomos aunque eso implique que se caigan al principio.
Invitado - natalie garcia
ya no le voy a decir a mi hijo, camina con cuidado, no te subas ahi por que te vas a caer, pero se lo digo a diario, pero es que el no mide el peligro, sere paciene.
Invitado - invitado
LOS CONSEJOS QUE SE DAN EN EL ARTÑICULO ME PARECEN BASTANTE RAZONABLES, YO RECONOZCO QUE SOY DE ESAS MAMIS CUARENTONAS CON HIJOS ÚNICOS Y DEMASIADO PROTECTORA, PERO QUE HAGO? EN EL MES DE ABRIL MI HIJA SE FRACTURÓ UN BRAZO EN LA GUARDERÍA, TRAS QUITARLE LA ESCAYOLA, PASADOS 15 DÍAS SE VOLVIÓ A CAER EN LA GUARDERÍA Y SE LO VOLVIÓ A FRACTURAR, APENAS HAN PASADO TRES SEMANAS Y ESTOY PARANOICA CON SÓLO PENSAR LA IDEA QUE PUEDA VOLVER A ROMPERSE DE NUEVO EL BRAZO. EMPEZÓ A CAMINAR CON 22 MESES Y LLEVA UN RETRASO PSICOMOTOR BASTANTE NOTORIO CON NIÑOS DE SU EDAD. CADA SEMANA LA LLEVO AL LOGOPEDA PORQUE EN EL HABLA TAMBIÉN VA MUY RETRASADA, NOS OS CUENTO YA EL RECORRIDO DE ESPECIALISTAS QUE LLEVO Y QUE AÚN NO HE ACABADO PARA DESCARTAR QUE NO TENGA NINGÚN TIPO DE RETRASO O ANOMALÍA EN SU DESARROLLO. DURANTE MUCHO TIEMPO HE PENADO QUE QUIZÁ MI SOBREPROTECCIÓN LE PUEDE HABER ACARREADO ESTOS RETRASOS, PERO COMO PONGO EN PRÁCTICA ESTOS CONSEJOS? LA PSICÓLOGA DE LA NIÑA HACE TERAPIA TAMBIÉN CONMIGO...
VER MÁS COMENTARIOS