Mi bebé y yo

Vacaciones con amigos: ¿sí o no?

( 2 votos) load

Compartir las vacaciones con amigos que tienen hijos tiene muchas ventajas y puede ser divertido para los niños. Pero también puede tener algunos inconvenientes.

Las ventajas de ir de vacaciones con amigos:

-    Unas vacaciones con los amigos (y sus hijos) representan una ocasión de crecimiento para el niño.
-    El niño aprende las reglas de compartir tiempos y espacios con los demás (por ejemplo, que existen los turnos, que hay que esperar, que hay que colaborar, etc.).
-    Se entra en contacto con nuevas costumbres, que se pueden comparar con las propias y enriquecerse recíprocamente.
-    Gracias a la imitación, muchos niños prueban nuevos alimentos, ganan en autonomía, renuncian al chupete y están menos “enganchados” a los papás.
-    En general, los papás se sienten más relajados y menos aprensivos, porque los niños juegan entre ellos y hay más adultos vigilando.

Los inconvenientes de las vacaciones con niños en grupo:

-    Pueden producirse desacuerdos con respecto a las salidas, los horarios, las compras o las concesiones que se van a permitir a los niños.
-    Si el desacuerdo es muy grande, lo mejor es pactar y ceder un poco, procurando que el niño entienda que, cuando se está de vacaciones, se puede saltar ciertas reglas, pero sólo de forma excepcional. Al volver a casa, todo volverá a ser como antes.
-    A veces, el problema que desencadena las discusiones entre los niños son los celos. Es normal que los niños sopesen las atenciones que reciben de los adultos, ya sean sus padres o no. Si se sienten descuidados, se enfadan y se pelean entre ellos. En este sentido, los adultos deben intentar no dejar a nadie excluido.
-    Compartir demasiadas horas cansa a los niños. El primer llanto es la señal de que se están empezando a cansar. Cuando esto sucede, lo mejor es separarlos un poco y dar un paseo por separado.
-    Hay que tener cuidado de no reñir a los hijos de los amigos, en caso de que se porten mal. Por mucha confianza que exista, los papás del niño en cuestión podrían sentirse molestos.

Qué no hacer

-    No hay que esperar que los niños se lo pasen bien juntos de forma inmediata, ni que compartan sus juguetes de entrada. Al principio, es bueno que los papás se queden con el niño para ayudarle a construir su relación.
-    Si los niños se pelean, no hay que expresar juicios sobre lo que ha ocurrido, sino ayudarles a encontrar una solución o distraerles con otra cosa.
-    Hay que evitar reñir o castigar al niño de forma severa, sobre todo, delante de sus amiguitos, puesto que podría sentirse humillado. Es preferible llevarle aparte y hacerle razonar con tranquilidad.
-    Nunca hay que hacer comparaciones: “Mira lo obediente que es Marcos. En cambio, tú no escuchas nunca”. El niño podría sentir antipatía por el amiguito y podrían crearse tensiones.

Te puede interesar

Padres: ¿es bueno ir de vacaciones con amigos? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (2)

Invitado - invitado
Yo creo, que ql problema es que esperaste demasiado, ante la actitud que ella mantenía hacia su hijo yo habría dejado de juntarme con ella,pues a tu hijo no le beneficia el ejemplo del otro niño, los niños tienen que tener límites y es cierto que los deben poner sus padres, yo habría hablado con ella y le habría explicado que si no cambiaba la actitud que su hijo tenía hacia el tuyo sintiendolo mucho dejarias de verlos porque a tu hijo no le beneficiaba
Invitado - invitado
Hola, tengo un niño de tres años, el cúal tiene un amigo de la misma edad, éste es un chinche y le pega, le empuja, y no comparte nunca nada, yo he tragado así durante un año, la madre no le dice nada, y mira a otro lado, pero sabe el problema que tiene. Este niño se comporta así con todos. Un dia a mi hijo le pegó con un juguete cerca del ojo, menudo susto, al minuto lo volvió hacer, a dios gracias no pasó nada y todo quedó en una marca, porque pudo ser peor, púes bien cuando le dió el segundo golpe, a mi se me escapó la mano, apenas le toqué el pelo, y le reñí, le dije que ya valía,pero a ojos de la madre le pegué, y es ella la que tiene que pegar o reñir, COSA QUE NO HACE JAMÁS. Estoy de acuerdo que si un niño tienen una mala actitud hay que corregirla, sin pegarle, pero explicánd, aunque sea 5000 veces, pero hacer algo, ¿veís mal como reaccioné?la verdad, es que yo no, pero la madre se puso...es amiga, y veo que el niño se rie de ellos, en fin¿que pensaís? gracias