PUB - Banner skin_top OAS_AD 'Top3'

login

¡Entra en la comunidad!

PUB - Banner skin_left OAS_AD 'Frame1'

PUB - Banner skin_right OAS_AD 'Frame2'

PUB - Banner OAS AD 'Top' Debajo de logo

Google search

 

Laringitis en el niño: cómo tratarla

1 1 1 1 1 3(27 Votos)
FacebookTwitterPinterest

0 Comentarios Comentar

La laringitis es una inflamación de la laringe provocada por una infección vírica.


La laringitis en los niños es una inflamación de la laringe (se encuentra en la parte externa superior de la tráquea, debajo de la raíz de la lengua), provocada por una infección vírica. Puesto que el aparato respiratorio puede infectarse por varios tipos de virus, puede que el episodio se repita varias veces, sobre todo a finales de otoño y principios de invierno. A veces, la laringitis en los niños puede ser consecuencia de una alergia: al polen, a un medicamento o a otra sustancia. En estos casos, el trastorno tiende a aparecer cada vez que el niño entra en contacto con una sustancia alergena.

Un tipo particular de laringitis es el laringoespasmo (crup o croup), que afecta a niños de menos de 4-5 años de edad y que es muy frecuente entre el año y los tres años de edad. Después de los 4-5 años, no se producen más ataques de crup porque, con el crecimiento, los cartílagos de la laringe se refuerzan, se alargan y ya no se obstruyen debido a la hinchazón provocada por la inflamación.

La laringitis en el niño aparece, sobre todo, durante la noche, cuando el niño, que durante el día no ha mostrado ninguna señal de malestar, se despierta de repente, debido a un violento ataque de tos, acompañado de ronquidos y de pitos. Le cuesta respirar y, cuando inspira, produce un sonido muy fuerte. A veces, la tos está acompañada de fiebre, que no suele ser elevada. La crisis puede durar de pocos minutos a algunas horas y se resuelve espontáneamente, así como ha surgido. El cuadro es impresionante y para los padres inexpertos es uno de los motivos más frecuentes de carreras frenéticas a un centro de urgencias. Es inútil: a menudo, durante el trayecto de casa al hospital, el niño mejora visiblemente y, en el momento de la visita, ya está mucho mejor. El motivo es que el contacto con el ambiente exterior, a menudo más fresco y húmedo que el de casa, alivia la irritación. A veces, durante algunas noches seguidas, el ataque se vuelve a presentar más o menos con los mismos síntomas de los episodios precedentes, pero raramente se prolonga durante varios días.

Más que recuerrir al uso de medicamentos, el método más sencillo, pero a menudo más eficaz para aliviar los síntomas de un ataque, consiste en llevar al niño bien tapado al baño, cerrar puertas y ventanas y abrir el grifo de agua caliente de la ducha o de la bañera, con el fin de que respire los vapores. Como alternativa, también se le puede llevar a la cocina y hacerle respirar el vapor de una cazuela de agua caliente. Para reducir el riesgo de que la crisis se repita, se aconseja que el niño duerma apoyado sobre un par de cojines, de modo que la cabeza le quede ligeramente elevada. En algunos casos, el pediatra puede prescribir el uso de cortisona.

Cuándo hay que dirigirse al pediatra

En algunos casos, es necesario dirigirse al pediatra.

- El laringoespasmo se manifiesta después de la administración de algún medicamento o bien de la picadura de un insecto.

- Las dificultades respiratorias no se resuelven con la inhalación de vapor caliente.

- El ataque de tos del niño dura más de una hora.

- El niño ha perdido la conciencia.

- Tiene dificultades para tragar.

- Presenta fiebre elevada.

- Respira con dificultad.

- Tiene los labios azulados.

- No consigue aguantar la cabeza.

- Parece haberse tragado algo.

- El niño aún no ha cumplido un año.

- No bebe lo necesario.

- La fiebre supera los 40ºC.

- El laringoespasmo ya se ha manifestado, al menos, tres veces.

 

img_salvamamas
Y tú ¿Qué opinas?
Comentarios
  • No se han encontrado comentarios

login movil

¡Entra en la comunidad!

PUB - Banner OAS AD 'Bottom2' Articulo Patrocinado

PUB - Banner OAS AD 'Bottom1' Articulo Patrocinado