scorecardresearch Gripe infantil: tratamientos eficaces
Síguenos

PUB - Banner skin_top OAS_AD 'Top3'

PUB - Banner skin_left OAS_AD 'Frame1'

PUB - Banner skin_right OAS_AD 'Frame2'

Gripe en niños: tratamientos eficaces

Gripe en niños: tratamientos eficaces

La gripe está provocada por un virus de origen diferente cada año y se transmite con extrema facilidad por el aire: con la tos, los estornudos o el contacto con objetos contaminados. Conoce los tratamientos más eficaces para combatirla.

En los recién nacidos y lactantes, la gripe tiene síntomas poco característicos, incluso difícilmente reconocibles a primera vista. Los más comunes son irritabilidad, respiración alterada e inapetencia. Sólo en algunos casos determinados, la temperatura de los niños es elevada, mientras que pueden aparecer con más frecuencia síntomas, como diarrea y vómitos, acompañados de dolor de barriga.

(Te interesa: Dolor de barriga en niños)

En el caso de los niños de entre uno y cinco años, la gripe se manifiesta casi siempre con fiebre muy alta, tos, ojos enrojecidos y falta de apetito. La mitad de los niños menores de cuatro años con gripe sufre somnolencia, trastorno que, con el paso de los años, es más infrecuente.

(Te interesa: Remedios para la tos)

Tratamiento para la gripe en niños

Los remedios más prácticos para aliviar los síntomas que provocan la gripe y afrontar el curso de esta enfermedad vírica de la mejor manera posible son los siguientes:

- No atiborrar al niño con fármacos. Los pediatras suelen sugerir la administración de paracetamol cuando la fiebre supera los 38 grados, así como una buena humidificación de la casa.

(Te interesa: Humidificador: todo lo que debes saber)

- No a la jarabes antitusivos y a los antiinflamatorios, que pueden tener efectos colaterales, excepto si el pediatra indica lo contrario.

- Hay que acostumbrar al pequeño a comer mucha fruta (por ejemplo, manzana, pera, naranja, plátano, etc.), rica en vitaminas, que le ayudan a reforzar el organismo.

- Por la noche, bajar la calefacción al mínimo y, para evitar que el ambiente se reseque, utilizar un humidificador o colocar en los radiadores unos recipientes especiales con agua.

- Hay que airear las habitaciones a menudo, aunque fuera haga frío. El aire seco y los ambientes cerrados favorecen el paso de los virus y de las bacterias.

- No fumar en casa.

- Procurar que el niño beba a menudo y añadir una cucharadita de miel a la leche caliente, a partir del año.

- Para destapar la nariz, se puede recurrir a lavados nasales con suero fisiológico o agua de mar.

- Durante el sueño, mantener al pequeño en posición semiincorporada, colocándole unos cojines, con el fin de impedir que el moco ascienda a la nariz, circunstancia que obstaculiza la respiración.

- No abrigar al pequeño en exceso (cuando salga a la calle, el niño puede llevar bufanda y un gorro, si la temperatura es especialmente fría) y evitar someterle a cambios bruscos de temperatura.

- Es conveniente vacunar al niño a partir de los seis meses, especialmente en el caso de que sufra enfermedades crónicas o si corre el riesgo de contraer infecciones torácicas.

- No es obligatorio el reposo en la cama, especialmente si la casa está bien caldeada.

(Te interesa: Fiebre en niños)

(Te interesa: Enfermedades en niños)

 

Comentarios Comentar

Y tú ¿Qué opinas?

Comentarios (3)

PUB - Banner OAS AD 'Bottom2' Articulo Patrocinado

PUB - Banner OAS AD 'Bottom1' Articulo Patrocinado