Mi bebé y yo

Expresar las emociones: para qué sirve

( 10 votos) load

La Profesora y Coach educativa Alicia Alberti nos habla de la importancia de expresar las emociones, tanto para los niños como para los mayores.

Pasar del "dónde estás" al "cómo estás" es todo un reto. Y parece algo contrario a lo que pensamos, ya que nos importan las personas de nuestro alrededor y cómo se encuentren, especialmente si las queremos y dependen de una manera u otra de nosotros, como es el caso de nuestros hijos
Yo, como madre y profesora, a diario me pregunto qué emociones pueden sentir mis hijos y mis alumnos, y la mejor manera de contestar a esa pregunta, ¿sabéis cuál es?, tan sencilla como preguntarles. Y así lo hago.
Tanto en el aula como en casa, tenemos siempre un ratito para expresar eso que llevamos dentro, eso que, cuando lo contamos, nuestro cuerpo y nuestro estado de ánimo cambia, de una forma u otra cambia, y se refleja en sus caritas: enfado, miedo, tristeza, asco, sorpresa y alegría. Qué importante es darse cuenta de cómo se siente hoy quien está a mi lado.
Es vital educar en este aspecto desde pequeños, del mismo modo que aprendemos matemáticas, es necesario conocer cómo estamos y cómo gestionar nuestras emociones; su expresión conlleva autoconocimiento, autoestima y aceptación. Pero, ¿cómo lo hará un hijo si no es parte de lo que expresan sus padres? Por eso, es muy necesaria la expresión de los padres en todo ese registro de emociones (especialmente, el miedo y la tristeza, que no suelen ser tan fácilmente compartidos en grupos sociales). Escuchar de los padres cómo se sienten da inmediatamente permiso a los hijos para manifestarse. Retamos a los padres a que, en lugar de sólo enumerar todo lo que han hecho en el día de hoy, también vayan comentando cómo se han sentido en cada situación. De esta manera, el hijo apreciará que los padres pueden sentirse con muchas emociones, tantas como colores, y todas ellas son lícitas y cambian si durante el día se gestionan, porque así son las emociones: poderosas y cambiantes.
Habitualmente, no nos han enseñado esta valiosa asignatura, por eso hay que incidir en su conocimiento desde edades tempranas, cuando aún no se tienen inhibidores como la vergüenza o el miedo a qué pensaran los demás. La infancia es el momento perfecto para enseñarlo, potenciarlo y que forme un hábito en su vida. ¡Apostad por ello!, pues, a la larga, los beneficios serán significativos.
Ánimo, entonces, papás, mamás y educadores, para formular sin miedo la mágica pregunta de: “¿cómo estás realmente?”. Nos sorprenderán la claridad y la sinceridad de sus respuestas. Gracias por no dejar de utilizar esta mágica pregunta en vuestras conversaciones.



Alicia Alberti
Colaboradora de N-Acción en área Educativa
Profesora y Coach educativa

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Expresar las emociones: ¿por qué es bueno? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (2)

Invitado - animarcelamas
Si los niños liberan sus emociones disminuyen la frustración, les dejo un texto que me ayudó a comprender este tema. http://mamitips.com.pe/emociones-frustracion/
Invitado - mar.blaco
Muy buen artículo.