Mi bebé y yo

Nos cambiamos de casa: ¿un trauma para el niño?

( 3 votos) load

Los hábitos y las rutinas son muy beneficiosos y tranquilizadores para un niño. Pero, si se produce un cambio sustancial en su vida, ¿cómo se le puede hacer más fácil?




En la vida de un niño, también se producen muchos cambios: un traslado, la asistencia a la guardería, el nacimiento de un hermanito… Todas estas situaciones pueden hacer que el pequeño experimente una cierta angustia y se sienta desorientado.
Uno de los casos más frecuentes es un traslado de casa. Te ofrecemos unos consejos prácticos para que el acontecimiento no resulte demasiado traumático y tu hijo se adapte a la nueva vida de la mejor forma posible:

-    Explica al niño con tiempo lo que va a ocurrir, con el fin de que pueda digerir la situación.

-    Entra en los detalles. Cuéntale que tendréis que poner todas vuestras cosas en cajas y que unas personas las transportarán a la casa nueva.

-    Léele un cuento (o invéntate una historia) que trate el tema de un cambio de casa.

-    Implícale en el acontecimiento, por ejemplo, dejándole poner todos sus juguetes en una caja grande.

-    Si el niño es mayorcito, encuentra a un niño de su edad que haya vivido una experiencia positiva relacionada con un traslado e intenta que hable con tu hijo.

-    Dentro de lo posible, no modifique las rutinas diarias (guardería, piscina y momentos de juego).

-    Si no está ocupada, programad una visita a la nueva casa y enséñale todos los puntos fuertes (una habitación más grande, etc.).
 

Te puede interesar

Cambiar de casa: ¿un trauma para el niño? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)