Mi bebé y yo

La influencia de tus palabras en tu hijo

( 18 votos) load

Un artículo para la reflexión: los padres debemos ser conscientes de las palabras que decimos a los niños, pues marcan su vida presente y futura.

¿Somos conscientes del impacto que nuestros comentarios tienen sobre nuestros niños? Hace unos días, hablaba con mi hijo de las cosas de la vida y le explicaba, además de lo mucho que le quiero (me gusta aprovechar cualquier ocasión), cómo le veía yo en cuanto a sus virtudes y habilidades y, también, en cuanto a lo que me parecían áreas de mejora para su desempeño en la vida.
Ayer mismo por la tarde, me estaba contando las cosas que aprende en un curso que está recibiendo y me contaba que le habían preguntado cómo se describiría a sí mismo. Me encantó descubrir en qué concepto se tiene y, sobre todo, que sus palabras reproducían realmente las mías propias en cuanto a que le veo como una persona amable, responsable, ocurrente y divertida.

Esta anécdota me hizo recordar algo que ya sabemos y que podemos olvidar con mucha facilidad en el día a día, y es que sembramos continuamente en las mentes de nuestros hijos, somos su reflejo, su referencia y su puesta en escena en el mundo. Ya harán actualización de todas estas creencias en su edad adulta, si así lo deciden, pero, mientras tanto, utilizarán nuestra influencia en su vida para verse a través de nosotros y poner en su autoconcepto y autoimagen aquellos calificativos, tanto potenciadores como limitantes, que les dirigimos continuamente.

Nunca antes lo había visto tan claro: nuestros hijos son capaces de reproducir letra por letra nuestros comentarios y tener muy en cuenta aquello que decimos de ellos en los escenarios más diversos, y que va a parar a su pequeña-gran máquina registradora.

Todavía tiene un efecto más impactante sobre ellos (y sobre cualquier adulto. La diferencia es que el adulto no se lo cree todo a pies juntillas) aquel comentario dicho con disgusto y enfado que envenena su visión del mundo y que termina etiquetándoles como personas, cuando lo que realmente estamos etiquetando es su comportamiento.
Por ello, nuestros hijos creen que “son torpes, perezosos, maleducados”, cuando realmente quisimos decirles que “a veces, sus conductas son torpes, perezosas o maleducadas”.

Es la forma en que utilizamos el lenguaje. Nunca haremos suficiente hincapié en alertar sobre esto: nuestros hijos siempre son seres humanos válidos, únicos y maravillosos. En todo caso, lo que deberán mejorar y corregir serán aquellos comportamientos que no resalten o que menoscaben sus mejores cualidades.

Por ello, como padres, sería conveniente prestar atención a la forma que tenemos de hablar a nuestros hijos, evitando cualquier comentario que les descalifiquen e introduciendo en nuestro vocabulario adjetivos positivos que les ayuden a formarse una mejor opinión de sí mismos y de sus posibilidades en la vida.

Recordemos siempre: criamos y educamos a nuestros hijos para que sean dueños de sus vidas, unas vidas autónomas y llenas de oportunidades y éxito.

Un artículo de Ana Méndez
Coach personal. Colaboradora de N-Acción - Asociación para el Desarrollo del Coaching y la Inteligencia Emocional.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

La influencia de tus palabras en tu hijo Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (4)

Invitado - invitado
Hola pues yo quiero pedir ayuda he cometido el error de no hablar con mi hijo de manera adecuada, pues aveces uno arrastra sus propios incidentes y no sabes otra manera lo que me aterra es no poder remediar mi error mi hijo tiene casi 7años. Y se considera tonto para todo no se que hacer porfavor necesito ayuda
Invitado - invitado
Hola SANDRA mi nombre es ANA, soy madre de dos niñas de 2 y4 añitos muy listas pero muy revoltosas como todo niño a su edad y es cierto que los niños son un poco egoistas presumidos absorventes y nos sacan de quicio, pero todo eso lo hacen porque en realidad no comprenden bien que significa todas esas palabras, como nosotros sabemos sus significado solemos catalogarlos o etiquetarlos . Desde mi mas humilde opinion y con toda cinceridad puedo decirte que mis niñas aprenden todo y no porque sean ellas las mas listas es que en terminos generales ellos los niños lo aprenden todo mas rapido Tu niño se ciente mal, pero tu mas aún y el lo percive y valla uno a saber que pasa por su cabezita , piensa asi el es pequeño y hay veces que tu te sientes pequeña cuando te sale con contestaciones que ni te esperabas, el esta en este mundo gracias a ti y tu pareja el los necesita y con su comportamiento te lo esta haciendo saber el no se sabe expresar como un adulto utiliza sus propias herramientas herramientas de un niño pequeño, pero acordate que el niño no quiere lastimar aunque se comporte de manera agresiva siplemente quiere decirnos algo y no encuentra como hacerlo. En mi opinion deverias tratar de solucionar los problemas que tienes con tu pareja y no reprimirte a la hora de decir lo que sientes siempre dilo de forma serena y controlada es eso lo que queremos recibir del otro cuando tratamos un asunto con el que nos escucha y queremos una respuesta, si nos enfadamos el otro lo percibe y se enfada es como si se mirara en un espejo y reflejara de nosotros lo que ve, el discutir no significa pelea es tratar de solucionar algo entre dos o mas pero encontrar una solucion por que sino no seria discutir sino pelear y eso no soluciona nada. Al hablar con tu marido sobre un tema que atañe a vosotros dos, utiliza un lugar y un momento donde esten solos ustedes asi podran decirse todo lo que sientan sin temor a no poder expresarse por un tercero, cuando te hallas expresado escucha a tu marido y yo creo que podran esntenderse. Tu pequeño no tiene porque estar presente ya que lo hacemos particie de algo que no le atañe el solo es un niño y acuerdate que es como un radar atento a todo a su alrededor y hay veces que si los mayores no podemos decir lo que sentimos de verdad y no podemos expresarnos por completo solemos achacar a nuestros hijos y eso e muy malo me imagino que tu amas a tu hijo pero recuerda que no eres perfecta y nadie lo es es por eso que te pido date una oportunidad para querer cambiar por el niño no solo tu sino tambien tu marido. besitos y suerte ana.
Invitado - invitado
Sandra, yo no soy psicologa, de echo soy una mama que es primeriza y sin embargo he tenido dificultades con mi bebe, lo que yo te recomiendo es que preguntes en el ayuntamiento si tienen algun centro con psicologos que te ayuden a ti y a tu pareja porque esta claro que no es bueno que vuestro hijo os vea pelear. intentalo. besos y suerte. escribeme si quieres a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Invitado - invitado
Hola qué tal mi nombre es sandra, más que un comentario quisiera que me ayuden, estoy desesperada. Mi hijo tiene 4 años es un niño inteligente pero es muy malcriado, no me hace caso; soy consciente de que es debido a los problemas a diario que vivo con su padre, yo a veces lloro por mi hijo porque sufre mucho al vernos pelear, a tal punto que ha empezado a expresarse que no quiere vivir en la casa, que quiere irse, soy consciente de que le estamos haciendo un daño grandísimo a mi hijo, pero es que no me puedo controlar al momento de pelar con mi pareja, a veces quisiera separarme de mi marido y vivir sola con mi hijo, pero lamentablemente dependeos de él económicamente y me amenaza o lo que es más en una ocasión lo dejé y no me pasaba para mi hijo, cómo hago o cómo debo hablarle a mi hijo para que me haga caso, lamentablemente su comportamiento me saca de mis casillas que en algunas ocasiones le grito mucho, yo lo adoro a mi bebé, ayúdenme por favor. mi correo es Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.