Síguenos
Mi bebé y yo

¿Miedo al dentista? ¡Para nada!

( 1 voto) load

¿Tu hijo tiene miedo a ir al dentista? ¿Ya no sabes cómo explicarle que no va a hacerle daño y que debe acudir por su propio bienestar? Te damos algunas prácticas pautas para evitar ese miedo irracional. 

Aunque pueda parecer mentira, existe un lugar al que a los niños les gusta menos acudir que al colegio o a la consulta del pediatra: al dentista. Muchos niños muestran un miedo irracional hacia el dentista, a menudo relacionado con la indumentaria del médico: máscara en el rostro, gafas protectoras y manejo de utensilios extraños. Esta simple imagen del profesional de la salud bucodental asusta a muchos pequeños. Ello, sumado al hecho de que los niños asocian los médicos a la enfermedad y, por lo tanto, a algo negativo, explica ese miedo irracional al acudir a la consulta del dentista.

Sin embargo, a veces, los propios padres infuden ese miedo irracional a su hijo utilizando expresiones amenazadoras como: "Si no te cepillas los dientes, te llevo al dentista: ¡te pinchará!". Ese tipo de expresiones pueden ser muy negativas para el pequeño, ya que infuden un temor en él. En vez de utilizar amenazas cuando el niño no hace caso, es mejor utilizar expresiones como : "Lávate los dientes que así los tendrás tan fuertes como los de un león". Veamos, a continuación, algunos consejos a seguir para evitar el miedo del niño al dentista.



big Img
Foto 1 de

|

Vigilar en no "contagiar" el miedo al niño
Puede ocurrir que el niño no quiera ir al dentista porque ha escuchado una conversación entre mamá y papá, en la que hablaban de una situación traumática relacionada con la consulta al dentista. Atención: el miedo puede ser contagioso, especialmente si el niño lo ve en los padres. Por lo tanto, se debe vigilar mucho el tipo de conversaciones que se tienen con otros adultos delante del pequeño. 

|

Inculcar al niño la importancia de cuidar los dientes
Es importante inculcar al niño la importancia de acudir al dentista desde pequeño para tener un óptimo cuidado de los dientes y la salud bucodental. En este sentido, el niño debe acudir a la visita al dentista desde la salida de los primeros dientes. Será el profesional quien decidirá cada cuando deben tener lugar las revisiones del pequeño. Lo más habitual es que sean cada seis meses y, como mínimo, se debe ir una vez al año. 

|

Transmitir seguridad al pequeño
¿Qué hacer si el niño no quiere ir al dentista de ninguna de las maneras? En este caso, les toca a mamá y papá convencerle de que debe acudir, poco a poco, día tras día. Se debe hablar con el pequeño, hacerle entender que no es algo doloroso y que debe acudir por su propia salud. Es importante, en este sentido, aplaudir sus logros si, por ejemplo, consigue ir sin llorar, si se porta bien, etc. Resulta básico transmitirle seguridad en sí mismo y alejar los miedos. 

|

Mejor la visita por la mañana
A la hora de elegir hora para la consulta al dentista, es importante tener en cuenta que por la mañana el pequeño está más descansado y menos nervioso que por la tarde cuando, al regresar del cole, está más agotado y poco receptivo. Si puedes elegir, es mejor pedir cita para la mañana. También es bueno tener en cuenta que es suficiente llegar 10 minutos antes de la visita. Si se llega mucho rato antes, el niño se pondrá nervioso durante la espera. 

|

Pasatiempos durante la espera
Si el pequeño tiene miedo al dentista y la espera para entrar en la consulta se prolonga, debes intentar mantener al pequeño entretenido para evitar que se ponga nervioso y el miedo irracional se apodere de él. Para ello, en las consultas médicas, normalmente existen juegos y cuentos infantiles para los más pequeños. Sin embargo, es mejor si eres precavida y te llevas algunos juguetes del niño en el bolso. Así, en caso de emergencia, podrás disponer de ellos para calmar al pequeño. 

|

Elegir correctamente
A la hora de elegir el dentista para tu hijo, debes tener en cuenta muchos factores. Entre ellos, uno de los más importantes, es que sea un profesional acostumbrado a tratar con niños. Las consultas de dentistas especializados en pacientes infantiles están pensadas para que los pequeños se encuentren cómodos en ellas (con dibujos, sillas a su medida, colores agradables, etc). Además, los profesionales en cuestión saben cómo tratar a los pequeños, qué hacer si se ponen a llorar o les coge una rabieta, etc. Incluso, existen consultas en las que disponen de música ambiente y vídeos infantiles para distraer a los pequeños durante la visita. Normalmente, los dentistas acostumbrados a tratar con niños les explican lo que van a hacer antes de ponerse a ello, para calmarles y darles confianza.  Es importante crear este vínculo afectivo entre el niño y el médico para evitar miedos sin fudamento. 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

¿Miedo al dentista? ¡Para nada! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)