PUB - Banner skin_top OAS_AD 'Top3'

login

¡Entra en la comunidad!

PUB - Banner skin_left OAS_AD 'Frame1'

PUB - Banner skin_right OAS_AD 'Frame2'

PUB - Banner OAS AD 'Top' Debajo de logo

Google search

 

Enséñale el valor del esfuerzo con "Los tres cerditos"

1 1 1 1 1 4(7 Votos)
FacebookTwitterPinterest

2 Comentarios Comentar

Todos los cuentos clásicos tienen algo que enseñar a los más pequeños. ¿Cuál es la moraleja del los famoso tres cerditos? Te explicamos qué puede aprender tu hijo al escuchar este bonito cuento clásico.

Los cuentos infantiles son una buena manera de empezar a inculcarle valores a tus pequeños. En todos los cuentos  hay una lección que aprender. "Mamá, no quiero estudiar". Si tu pequeño es de los que repite constantemente esta frase, cuéntale un cuento.

"Los tres cerditos" es el cuento idóneo si lo que le quieres transmitirle es el valor del esfuerzo. En esta fábula queda muy claro que la perseverancia, el trabajo, el esfuerzo y la dedicación siempre tienen recompensa. En cambio, la "ley del mínimo esfuerzo", tarde o temprano, acaba por fallarnos.

El credito más pequeñito decide hacer su casa de paja. La paja es la solución del momento. El cerdito representa a todas las personas que viven el momento, sin preocuparse del futuro. Haciendo un símil y relacionándolo con el esfuerzo del estudio, la casita de paja equivale al niño que no hace sus deberes y se limita a copiar en el exámen. La falta de trabajo y dedicación le acabará pasando factura.

El cerdito que construye su casita de madera representa todas las personas conformistas, que no buscan superarse a sí mismas. Aunque sean capaces de realizar verdaderas proezas, siempre se conformarán con el resultado obtenido empleando el mínimo esfuerzo. Todos los niños que aprueban sin estudiar. Son conscientes de sus capacidades y llevan a la práctica "la ley del mínimo esfuerzo".

Por último, el cerdito que construye su casita de ladrillo simboliza todas las personas que se ponen retos, que tienen sueños y luchan con todas sus fuerzas para conseguirlos. Representa la constancia y la capacidad de esfuerzo. Son todos aquellos niños que ponen voluntad y esfuerzo para aprobar.

El lobo es la adversidad. Seguimos con el símil de los estudio. Aquellos niños que no tengan el hábito de estudio, aquellos que no  tengan capacidad de esfuerzo, tarde o temprano, acabarán siendo vencidos por el lobo. A medida que el esfuerzo para aprobar las asignaturas vaya siendo más necesario, sólo aprobarán los que hayan desarrollado su capacidad de esfuerzo.

¡Sea cual sea tu meta, con esfuerzo y dedicación, todo es posible!


img_salvamamas
Y tú ¿Qué opinas?
Comentarios (2)

login movil

¡Entra en la comunidad!

PUB - Banner OAS AD 'Bottom2' Articulo Patrocinado

PUB - Banner OAS AD 'Bottom1' Articulo Patrocinado