Mi bebé y yo

Prepárate para afrontar su adolescencia

( 4 votos) load

Alejandra Vallejo-Nágera, autora del libro La edad del pavo, nos habla de cómo enfrentar por parte de los padres una etapa tan difícil como la adolescencia.



Alejandra
Vallejo-Nágera, autora del libro La edad del pavo, nos habla de cómo deben afrontar los padres la adolescencia de sus hijos.


En La edad del pavo, hablas de que el carácter y el comportamiento del niño está influenciado por la forma de ser de los padres. ¿Hasta qué punto se puede aplicar el dicho “De tal palo tal astilla”?

Los padres somos la escuela más importante que tienen nuestros hijos. Debemos ser coherentes con lo que les decimos que hagan y lo que hacemos nosotros. La falta de buen ejemplo es tan nociva como el exceso de protección.

¿Qué elementos conforman el carácter de una persona? ¿Se puede cambiar el carácter o, por el contrario es algo inamovible?

Hay una cierta mezcla en el significado de los términos “carácter”, “temperamento” y “personalidad”. Para poder responder a su pregunta, es necesario distinguirlos.  El temperamento es genético y muy dominante durante la infancia. Marca la forma en la que reaccionamos ante los imprevistos, el nivel de excitación ante lo nuevo, sin que intervenga la inteligencia ni la educación. El temperamento explica que haya niños introvertidos o extrovertidos, estables o inestables, risueños o llorones, apocados u osados. La personalidad se desarrolla poco a poco hasta los 24 años, edad en la que suele haberse consolidado del todo. En ella intervienen estros tres ingredientes: inteligencia, temperamento y educación. Es “nuestra forma de ser”, es decir, aglutina nuestros patrones más o menos estables a la hora de actuar, sentir o pensar. Mientras el temperamento se hereda y es inalterable, la personalidad se educa; es fruto del aprendizaje y está abierta al cambio.

A grandes rasgos, ¿de qué manera podemos apreciar que nuestro niño ya no lo es tanto, que se está haciendo mayor? Aparte del físico, ¿qué aspectos cambian en la personalidad y en la conducta del niño?

Hacia los 11 años, nuestros hijos comienzan a poner los ojos en lo que ocurre fuera de casa. Se inicia de este modo la adolescencia, etapa en la que se produce una separación psicológica de los padres y el abrazo emocional a los congéneres. Los amigos, lo que dicen y hacen, cobra una importancia espectacular, mientras que los padres, héroes antaño, pasamos a convertirnos en un saco de defectos. Visto en la distancia, es divertido e, incluso, enternecedor. Un desafío interesantísimo para toda la familia. Con el tiempo, se recuerda esta etapa con bastante cariño, tanto, que cuando echamos la vista atrás y nos acordamos de nuestra propia adolescencia, tendemos a rememorar las cosas agradables: los primeros amores, las primeras aventuras, los brotes de pasión, de fuerza y belleza, los primeros síntomas de independencia, de criterio propio y responsabilidad. Es bueno y recomendable que el abandono de la niñez y el paseo por la adolescencia se realicen a la edad adecuada (desde los 11 a los 18 años) y que sus fases se sucedan convenientemente.

¿Qué consejos darías a los padres con hijos de 10-11 años, que están a punto de entrar en la adolescencia?

Los padres debemos asumir que es deseable que nuestros hijos crezcan, abran las alas, descubran y se equivoquen, mientras nosotros vigilamos disimuladamente y seguimos educando. Los límites se necesitan en la adolescencia tanto como en la infancia. La propia terminología lo explica: el adolescente “adolece”. En esta etapa, más que en ninguna otra, debemos recordar que la familia no es una democracia y que nosotros seguimos siendo los adultos, seguimos teniendo la experiencia y debemos seguir llevando las riendas firmes y el ejemplo presto.

Te puede interesar

La edad del pavo: prepárate para saber afrontarla con tranquilidad Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)