Mi bebé y yo

Trastornos de la conducta alimentaria: ¿cómo prevenirlos?

( 4 votos) load

La psicóloga Soraya García Herrezuelo nos da las claves para prevenir, desde bien pequeñitos, trastornos como la anorexia o la bulimia, cada vez más frecuentes en los jóvenes de nuestro país. 

El mundo está cambiando muy rápido y los posibles peligros para los hijos, hoy en día, ni siquiera son conocidos por sus padres, lo que genera desasosiego e incertidumbre. Éste es el caso de los trastornos de la conducta alimentaria, trastornos psicológicos con grave repercusión en la ingesta de alimentos, cuya incidencia aumenta de forma alarmante.

El entramado de pensamientos que los acompañan se va fraguando desde las experiencias más tempranas: insatisfacción personal, autoexigencia o ideas distorsionadas sobre la realidad. Es imposible evitar que el niño vaya creciendo y exponiéndose a los requerimientos de la sociedad actual: multitud de actividades extraescolares, cumplimiento de cánones de belleza, buenas calificaciones, popularidad... Pero los padres sí que pueden dotar a sus hijos de herramientas de afrontamiento, sentido crítico o confianza en sí mismos, lo que supondrá un caparazón de seguridad muy valioso. 

¿Qué podemos hacer para prevenir los trastornos de la conducta alimentaria cuando todavía son niños?

  • Nunca premiar ni castigar con comida: la comida no debe asociarse a emociones. De este modo, evitaremos que los niños puedan usarla como forma de demostrar su enfado.

  • Comer en familia, sin prisas y evitando la televisión. Es importante que los niños vean un ambiente relajado y distendido a la hora de comer. Hay que utilizar como entretenimiento la comunicación, compartiendo experiencias, y dándoles mensajes positivos y tranquilizadores.

  • Seguir una rutina en los horarios de las comidas. Esto favorecerá su regulación metabólica y el reconocimiento de señales físicas de hambre y saciedad.

  • Dedicar tiempo a elaborar la comida: pensar en menús variados y equilibrados, intentando que el niño pruebe la mayor diversidad de alimentos posible.

  • No felicitar por los resultados, sino por el esfuerzo. No hay que alabar lo que el niño consigue, sino el interés y la constancia que pone al intentarlo: colorear un dibujo, meter una pieza en la ranura correcta, etc.

  • Mucha comunicación: desde el momento en el que el niño comienza a desarrollar el lenguaje, será muy importante hablarle sobre emociones, para que aprenda a reconocerlas y a expresarlas con naturalidad.

  • Desarrollar su autonomía: aunque nos impacientemos al ver que el niño tarda en lograr una tarea, debemos dejarle experimentar y no presionarle. Será muy importante darle responsabilidades de dificultad ascendente.

  • No utilizar etiquetas: si el niño hace algo que no nos gusta, debemos evitar etiquetarlo como "torpe", "tonto" o "despistado". Esto tiene una enorme influencia en el desarrollo de su autoestima. En lugar de utilizar etiquetas, hay que describir el comportamiento exacto que queremos que el niño cambie.

  • Compartir tiempo de calidad. La presión social nos hace trabajar con altos niveles de competitividad, dejando poco tiempo libre para los más pequeños. Sin embargo, la clave, a veces, no es la cantidad de tiempo que dedicamos a los hijos, sino la calidad de éste: más vale 20 minutos de juego activo con el niño que pasar dos horas con él mientras leemos el whatsapp o vemos la televisión.

  • No invadir al niño de bienes materiales conseguidos sin esfuerzo: el pequeño debe aprender a resistir la frustración por no tener todo aquello que desea.

 

Recordemos, por último, que el cerebro de los bebés está preparado para aprender por imitación, así que, como adultos, intentaremos siempre predicar con el ejemplo. 

 

psicologa-trastornos-alimentacionSoraya García Herrezuelo. Psicóloga.

 

 

Te puede interesar

Prevenir los trastornos de la conducta alimentaria Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)