Síguenos
Mi bebé y yo

Es alérgico al polen

( 1 voto) load

El número de niños alérgicos al polen aumenta cada día. Muchos pequeños reaccionan de manera anómala a las sustancias procedentes del florecimiento de hierbas y plantas.

Existen muchos factores ambientales capaces de contribuir a la manifestación de las alergias al polen (polinosis). Entre ellos, la reciente multiplicación de algunas especies de plantas, como los abedules y la ambrosía: éstas desprenden una abundante cantidad de polen en el aire, por lo que se favorece el contacto con sustancias potencialmente alergénicas.

La polinosis aparece después del primer año y medio de vida del pequeño. Antes, toma la apariencia de una alergia alimentaria, que se modifica con el paso de los meses para convertirse en respiratoria. La alergia efectúa un itinerario propio en el organismo del pequeño, que la lleva a perdurar en el tiempo con características nuevas. La sensibilización a determinados alimentos (como la leche, los huevos y el trigo) suele resolverse de manera espontánea. Sin embargo, no se corrige el hábito del sistema inmunitario a reaccionar de una forma excesiva ante la presencia de sustancias extrañas en el organismo. Es más, tiende a manifestarse de otra forma; la mayoría de las veces, con una alergia a los pólenes.

¿Por qué el niño padece una alergia al polen? 

Detrás de los estornudos, se encuentra una respuesta excesiva del sistema inmunitario del niño a los pólenes.

• El organismo del niño alérgico considera estas partículas como "enemigos contra los que luchar". Sin embargo, resultan inofensivas para la mayoría de las personas. Para destruirlas, el organismo del pequeño produce una elevada cantidad de anticuerpos, que son capaces de capturar los pólenes, unirse a ellos e iniciar una serie de reacciones en cadena.

• De este modo, se activan los mastocitos, las células inmunitarias presentes en la mucosa de la nariz y en las conjuntivas de los ojos. Los mastocitos liberan histamina, una sustancia que es capaz de inflamar e irritar los tejidos con los que entra en contacto y poner en marcha el círculo de la alergia.

Te damos algunos consejos para prevenir los síntomas de la rinitis alérgica.



big Img
Foto 1 de

|

Cambiar de aires
Si es posible, procurar que el niño cambie de aires durante las semanas de mayor incidencia de la polinización (es útil consultar los niveles de polen en la web: www.polenes.com

|

Controlar los niveles de polen
Reducir las salidas al aire libre cuando el nivel de polen sea muy elevado y aumentar la precaución en los días secos, soleados y con viento.

|

Higiene doméstica
Es importante aspirar bien el polvo en casa:. La alergia a los ácaros del polvo también desencadena síntomas parecidos a los de la rinitis alérgica. Se debe mantener las ventanas cerradas cuando la polinización alcance el pico y utilizar pulverizadores de agua, que atrapan las particulas de polen y las llevan al suelo. También es conveniente lavar la ropa de cama a menudo.

|

No al tabaco
Evitar fumar en casa (siempre es fundamental no fumar en casa, pero si el niño padece rinitis alérgica o asma, aún más).

|

Medicación prescrita
Administrar al niño la medicación prescrita por su médico (en caso de tomarla) de la forma indicada por el especialista. Si se hace alguna salida o viaje, no olvidar nunca la medicación contra la alergia y consultar el nivel de polinización de la zona de destino.

Te puede interesar

Alergias infantiles: el polen Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)