Síguenos
Mi bebé y yo

Baby yoga

( 1 voto) load

Divertida como un juego, esta disciplina, perfecta para los niños, les enseña a encontrar el equilibrio entre el cuerpo y la mente. Descubre las posturas que pueden hacer los peques.

Las posturas del yoga se inspiran en los elementos de la naturaleza: animales, plantas, formas, que permiten sintonizar con el propio cuerpo y con las manifestaciones energéticas que tales posturas recuerdan: el coraje de un león, la agilidad de un gato, la firmeza de un árbol, etc.

Con el yoga, los niños adquieren una postura correcta de la espalda, un aumento de las defensas inmunitarias y un estado de ánimo más sereno y equilibrado, ya que el niño aprende a respirar de modo correcto y profundo. Veamos a continuación algunas de las posturas recomendables para los peques. No solamente potenciarán el equilibrio entre cuerpo y mente, sino que también se divertirán haciéndolas.



big Img
Foto 1 de

|

La serptiente que se arrastra por la hierba
Tumbado boca abajo, con las manos en el suelo a la altura de los hombros, el niño eleva la cabeza y arquea la espalda para imitar una cobra que mira a su alrededor. Este ejercicio, que activa la columna vertebral y refuerza los músculos dorsales, hace que los niños estén más abiertos hacia el mundo y se sientan más seguros.

|

El gran árbol desafía la tempestad
Aunque el viento sople muy fuerte, el árbol no se pliega a la tempestad y permanece anclado al suelo con sus raíces. Este ejercicio, que imita la postura del árbol, refuerza en el niño el sentido del equilibrio tanto emocional, si el niño es muy vivaz y nervioso, como físico, si es torpe de movimientos, se tropieza o cae con frecuencia. De pie, en el suelo, con los brazos en alto y las manos juntas, el niño se estira hacia arriba, como un árbol que extiende sus ramas hacia el cielo.

|

Como una ola que sube y baja
Por la noche, la marea se mueve bajo el influjo de la luna, ascendiendo y descendiendo, como el lento movimiento de la respiración abdominal, que calma, relaja y ayuda a conciliar el sueño. El niño puede experimentarla también por sí solo, observando el pequeño cojín que está apoyado sobre su barriga, que se eleva y desciende al ritmo de su respiración.

|

El rey de la selva saluda al sol
Por la mañana, apenas se despierta, el león anuncia a sus súbditos que ya está listo para ir a cazar. Así, los niños se preparan para el nuevo día con ejercicios que refuerzan las vías respiratorias y que protegen de los resfriados. Sentados sobre los talones, los niños inspiran profundamente y, soplando con fuerza con la boca abierta y la lengua fuera imitan los rugidos del león.

|

El gorila grita en la jungla
Cuando un gorila quiere hacer alarde de toda su fuerza, se golpea el pecho con los puños y lanza un grito potente. Pidamos al niño que lo imite con este ejercicio, que le permitirá recargar muchas energías si, por la mañana, le cuesta levantarse o si, al final del día, está cansado y aburrido. Golpeándolse el pecho, activará el chacra del corazón, el punto del que irradia la energía vital del organismo.

|

El gato que eriza el pelo
A cuatro patas, con la cabeza hacia abajo, el niño encorva la espalda y, después, la desencorva, imitando los movimientos sinuosos del gato. Esta postura, que, como la anterior, refuerza la columna vertebral ayuda a adquirir con el tiempo una mayor agilidad de movimientos y de pensamientos, aumentando la concentración.

Te puede interesar

Baby yoga: ¡conoce esta divertida disciplina! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)