Síguenos
Mi bebé y yo

La comida como terapia

( 1 voto) load

Los trastornos estacionales debilitan el organismo de los pequeños. Para evitar recaídas, es indispensable prestar algo más de atención a los alimentos, tanto durante la enfermedad como inmediatamente después.

Muchos alimentos pueden ayudarnos a recuperarnos de algunas enfermedades e, incluso, pueden ayudar a prevenir otras. Por eso, es importante que aproveches todas las propiedades y nutrientes que ofrecen los alimentos para ayudarnos en los momentos necesarios.

Al margen del menú para una dieta blanda que elijas para cuando tu hijo pase por una gripe intestinal o vómitos, deberás vigilar su dieta durante todo el año, para asegurar que la comida le aporta la energía y nutrientes necesarios para su óptimo desarrollo. No olvides tampoco las recetas contra el sobrepeso infantil, para asegurar que el pequeño crece sin sobrepeso que pueda provocarle problemas de salud en el futuro.

A continuación, te mostramos aquellos alimentos que, por su composición natural, ayudarán a una recuperación rápida después de sufrir gripes, resfriados, vómitos, diarreas y tos.



big Img
Foto 1 de

|

Gripe
• Cuando existe fiebre, lo más importante es que el pequeño beba con frecuencia, aunque sea en pequeñas cantidades.
• Lo ideal es darle bebidas ligeramente azucaradas, para contrarrestar la acetona que suele acompañar a la fiebre.
• Son ideales los zumos y las sopas con mucho caldo.
• Una vez pasada la fase aguda inicial, poco a poco, la alimentación debe volver a enriquecerse progresivamente con alimentos sólidos.
• La pasta y el arroz son fuentes energéticas fundamentales. Se pueden preparar hervidos, con aceite y queso, o sazonados con un ligero condimento de verduras.
• Durante la convalecencia, la fruta fresca (incluso triturada o en forma de macedonia) y la verdura (cocida y en puré) son muy importantes, porque abastecen al cuerpo de vitamínicos.
• El pescado blanco (lenguado, merluza, rape, etc.), hervido o al vapor, proporciona al organismo las proteínas y el hierro que necesita para su recuperación.
• La carne (ternera o pollo) y el jamón de York son también alimentos proteicos muy válidos.

|

Tos
• Es preferible dejar que el niño coma cuanto y cuando le apetezca. Forzarle a comer crea tensiones añadidas a las molestias producidas por el trastorno.
• Conviene repartir los alimentos en distintos tentempiés, en lugar de acumularlos en el almuerzo o en la cena, ya que un estómago lleno se resiente más de las contracciones producidas por los accesos de tos y se corre el riesgo de que se produzcan vómitos o una mala digestión.
• Algunas hortalizas y especias ejercen una acción directa sobre el sistema respiratorio, descongestionando las mucosas y combatiendo directamente los gérmenes. Es el caso, por ejemplo, de las cebollas y el ajo, considerados como los mejores alimentos “antitusivos”.

|

Resfriado
• Administrar líquidos con frecuencia, puesto que beber en abundancia contribuye a fluidificar el moco nasal y se previenen las complicaciones más comunes.
• Ofrecerle sopas, en lugar de primeros platos secos y hacer hincapié en el caldo de pollo.
• Hay que elegir alimentos poco consistentes, que no requieran una masticación prolongada, puesto que las dificultades respiratorias hacen más fatigosa la labor: queso fresco, tortilla, croquetas...
• Si el resfriado va acompañado de dolor de garganta, el helado puede ser un alimento muy útil, pues alivia las molestias de las mucosas irritadas.

|

Vómitos y diarrea
• En caso de gripe gastrointestinal, el principal objetivo consiste en evitar la deshidratación del niño: durante las fases más intensas, se puede administrar con frecuencia agua fresca ligeramente azucarada, a pequeños sorbos o con una cucharita. Si la diarrea es persistente, tomar agua de arroz es un remedio eficaz.
• Una vez los vómitos y la diarrea han pasado, el niño suele recuperar el apetito con bastante rapidez. Para satisfacerle, es preciso administrar alimentos fáciles de digerir.
• El pan tostado es un buen alimento. Es la base ideal para un poco de mermelada o miel, si es un niño mayorcito.
• Para recuperar energías y mantener el hambre a raya, son ideales la pasta y el arroz poco condimentados.
• El pescado al vapor o hervido es una muy buena elección, igual que las carnes blancas (pollo, pavo o conejo), porque se digieren con facilidad, debido a que sus fibras musculares son muy finas.

Te puede interesar

¿Qué comer para recuperarse del resfriado o vómitos? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)