scorecardresearch Cómo bajar la fiebre en bebés: un manual imprescindible
Síguenos

PUB - Banner skin_top OAS_AD 'Top3'

PUB - Banner skin_left OAS_AD 'Frame1'

PUB - Banner skin_right OAS_AD 'Frame2'

Mi bebé y yo

Cómo bajar la fiebre en bebés y niños

La fiebre es un mecanismo de defensa del organismo que no siempre hay que combatir. Sin embargo, si el niño se encuentra muy mal, hay remedios que ayudan a bajar la temperatura y que contribuyen a calmar al pequeño. ¡Conócelos!

En primer lugar, hay que tener en cuenta que no hay que descender la fiebre a menos que suba por encima de los 38ºC en el recto y provoque al niño malestar.

- Si la temperatura es superior a 38 ºC en la axila, se recomienda administrar al niño un medicamento antitérmico, siempre bajo la prescripción del pediatra. Los fármacos de uso común son el paracetamol y el ibuprofeno. La tendencia actual es alternar o combinar el uso de ambos fármacos, pero será el pediatra quien determine qué fármaco usar, en qué dosis y cada cuántas horas. Los antitérmicos también se aconsejan cuando la temperatura es inferior a los 38,5ºC en el recto, en los casos en los que el niño esté muy debilitado y cansado.

- Es muy importante que el organismo pueda dispersar la acumulación de calor. Por esta razón, hay que dejar al niño ligero de ropa. Además la temperatura de la habitación no debería superar los 21ºC.

- Hay que dar de beber al niño muchos líquidos para evitar que el organismo se deshidrate. Las bebidas más apropiadas son, además del agua, el zumo de limón, al que se puede añadir agua tibia o miel; o bien zumos de fruta que, además de recuperar los líquidos perdidos, proporcionan la energía necesaria.

- Si bien es bueno insistir al niño para que beba mucho, es contraproducente, en cambio, obligarle a comer si no quiere.

- También le puedes bañar en agua templada, que ayuda a dispersar el calor. El agua no debe estar demasiado fría, puesto que el choque de temperatura puede perjudicar al niño.

- Hay padres que suelen recurrir a los antibióticos en caso de fiebre. Sin embargo, los antibióticos, aunque sean eficaces contra las bacterias, no lo son contra los virus, que son los causantes de muchas de las infecciones que causan fiebre.

(Te interesa: Dudas sobre los antibióticos)

Cuando la fiebre haya desaparecido, el niño necesita otros cuatro o cinco días de convalecencia, lo que significa que debe guardar reposo y es preferible que salga a pasear en las horas más cálidas de día. Recordemos que la fiebre no es una enfermedad, sino la señal de que el organismo está luchando contra una infección: eliminar la fiebre significa en muchas ocasiones no dar la posibilidad al organismo del reaccionar a la agresión y de resolver el problema con sus propias fuerzas.

Remedio natural para bajar la fiebre

La fiebre se puede controlar aplicando gasas impregnadas de vinagre en las pantorrillas. La eficacia del remedio se debe a que el vinagre actúa en la piel dilatando los vasos sanguíneos de otra zona del cuerpo. La sangre fluye de esta manera por las pantorrillas haciendo eliminar el calor del cuerpo en el punto más lejano de la cabeza.

Las gasas de vinagre hay qye aplicarlas de la siguiente manera: poner sobre las pantorrillas pequeñas gasas impregnadas de una mezcla compuesta por 3/3 de agua fría y 1/3 de vinagre de vino. Para los bebés, en cuyo caso los porcentajes son mitad agua y mitad vinagre, se aconseja vinagre de manzana. Hay que repetir la aplicación con frecuencia.

(Te interesa: Enfermedades del niño)




big Img
Foto 1 de

|Si la temperatura es superior a 38 ºC, administrarle un medicamento antitérmico, previamente prescrito siempre por el pediatra. Los fármacos de uso común son el paracetamol y el ibuprofeno. La tendencia actual es no alternar o combinar el uso de ambos fármacos, pero será el pediatra quien determine qué fármaco usar, en qué dosis y cada cuántas horas.|La cantidad de medicamento administrada debe basarse en el peso del niño, y también la determinará el pediatra.|Un remedio tradicional que puede aliviar al pequeño es aplicarle paños de agua templada o fría sobre la frente o en las extremidades.|Le puedes bañar en agua templada para favorecer la dispersión del calor. El agua no debe estar demasiado fría, puesto que el choque de temperatura puede perjudicar al niño.|Dar de beber mucha agua al niño también contribuye a eliminar la infección y mantener al pequeño hidratado.|Cuando la fiebre haya desaparecido, el niño necesita otros cuatro o cinco días de convalecencia, lo que significa que debe guardar reposo y es preferible que salga a pasear en las horas más cálidas de día.|

Los golpes de frío son muy peligrosos, ya que las infecciones provocan una bajada de defensas transitoria, lo que puede facilitar a nuevos virus o bacterias la entrada en el organismo del niño. Es mejor abrigarle bien al salir cuando hace frío, lluvia o viento.

|

La falta de apetito es normal cuando el niño está enfermo o tiene fiebre. Nunca hay que obligarle a comer, si no le apetece. Sin embargo, aceptará mejor los alimentos fluidos y ligeros, como los purés de verduras o frutas.

|

La hidratación es fundamental. Si el niño no quiere comer, nunca debe faltarle líquido. Los zumos de frutas y el agua van muy bien y le aportan vitaminas y sales minerales, además de mantenerle hidratado y ayudarle a vencer la infección más deprisa.

Comentarios Comentar

TE PUEDE INTERESAR

Cómo bajar la fiebre en bebés y niños Y tú ¿Qué opinas?

Comentarios
  • No se han encontrado comentarios

PUB - Banner OAS AD 'Bottom2' Articulo Patrocinado

PUB - Banner OAS AD 'Bottom1' Articulo Patrocinado