Síguenos
Mi bebé y yo

Consultas al pediatra sobre fiebre

( 2 votos) load

Cuando el niño tiene fiebre, la mamá siempre se preocupa, como es lógico. Pero, ¿cómo hay que actuar cuando la temperatura sube? ¿Debemos bajarla a toda costa? Las respuestas de nuestro pediatra.

Nuestro pediatra, Luis G. Trapote, responde a las dudas más habituales de las mamás sobre la fiebre en el bebé y el niño.



big Img
Foto 1 de

|

Cómo actuar cuando el niño tiene fiebre
Quisiera saber qué temperatura se considera fiebre en un niño de 1 año y si hay que acudir al médico ante un episodio de fiebre y catarro o esperar unos días y darle Dalsy para ver si mejora.
Respuesta del Doctor Trapote:
Pediatra. Especialista en pediatría.
La temperatura habitual en los niños ronda los 37 grados, décimas arriba, décimas abajo. También depende en la localización de la toma: si le mide la temperatura en el recto, la normal es alrededor de los 37,5 grados; por eso, mucha gente explica que tiene tal temperatura "restándole ya el medio grado" al haberle puesto el termómetro en el recto. Se considera febrícula (o décimas) cuando la temperatura no sobrepasa los 38 grados (38,5 rectal). A partir de entonces se puede hablar de fiebre. La fiebre, en realidad, no es necesario hacerla descender si el niño se encuentra bien, aunque lo habitual es que la fiebre les proporcione mal estado general. Los pasos a dar son los siguientes: 1.- Si está a 38,5ºC y se encuentra mal, debe quitársele parte de la ropa o toda, con el fin de que irradie calor, ventilar la habitación y ofrecerle agua, en pequeñas cantidades y a menudo. 2.- Si la temperatura llega a los 39ºC, y el niño se encuentra mal, además de las medidas anteriores se le puede refrescar la frente con una compresa de agua tibia, o esponjarle el cuerpo con agua tibia, no utilizando nunca alcohol o colonia, ya que, aunque ayude a bajar la temperatura, puede ocasionarle problemas, incluso muy graves. También puede ponerle en la bañera, con un poco de agua, que le llegue, sentado, a medio muslo. Este agua debe ser tibia, ya que el agua fría puede provocarle escalofríos, que no son otra cosa que contracciones musculares repetidas y rápidas, lo que ocasiona aumento de calor, que se manifiesta en un aumento de la temperatura (más daño el remedio que la enfermedad). 3.- Finalmente, si la temperatura no baja y el niño se encuentra mal puede administrarle un antitérmico: el que el pediatra le haya prescrito, a las dosis y con el horario indicado. No está demostrado que alternar dos antitérmicos, acercando las tomas, sean más efectivos que uno sólo. Lo más importante es conocer la causa de la fiebre: si, como usted dice, coincide la subida de temperatura con un proceso catarral, con mocos, tos, etcétera, no hay motivo de urgencia. Debe preocuparle mucho más la presencia de algún síntoma o signo que no entiende, se acompañe o no de fiebre. Por ejemplo, no pasa de 38,5ºC, que no asusta a nadie, pero aparecen por el cuerpo manchitas de color violáceo, como si fueran minúsculos moretones, y el niño se encuentra mal. Ése sí es un motivo de urgencia, porque el niño puede estar desarrollando una meningitis en una de las formas más graves. También creo que es motivo de urgencia la existencia de una convulsión febril (la primera), ya que en el Servicio de Urgencias podrán hacerle pruebas para confirmar el diagnóstico, aparte de que, aunque una convulsión febril, como tal, no tiene ninguna relación con la epilepsia, no cabe duda que, si se produce, angustia mucho a los padres.

|

Medicamentos para combatir la fiebre
Mi hija de 14 meses, le vino una fiebre de 39 ºC de repente, no tiene tos, ni mocos.. ni ningún síntoma más, le he llevado al pediatra y le han dicho que tiene la garganta roja y mocos verdes que todavía no ha expulsado le tengo que dar durante una semana jarabe de Ardine, mi pregunta es: ¿No es medicamento muy fuerte para ella? ¿Se lo debo dar durante una semana o si mejora dejo de dárselo? Para la fiebre le sigo dando Apiretal, ¿cuánta cantidad? Pesa 9.710 kg.
Respuesta del Doctor Trapote:
El diagnóstico parece coincider con una faringo-amigdalo-adenoiditis. El hecho de haber prescrito un tratamiento antibiótico hace pensar que el pediatra ha valorado que la infección es de origen bacteriano, ya que las de origen vírico no tienen tratamiento específico. Un antibiótico no es efectivo o tiende a provocar resistencias si no se da a la dosis, horario y duración indicadas. La dosis del antitérmico que me comenta es de 10 a 15 mg por Kg de peso del niño cada seis a ocho horas (compruebe la concentración del medicamento en la ficha técnica).

|

Fiebre con convulsiones
Mi hijo de 13 meses, cuando tiene fiebre, siempre le sube mucho. A 38,8 se pone a temblar y la barbilla le castañea. Dura poco rato, pero quisiera saber si esto es una convulsión. Si es así, ¿qué debo hacer cuando le pase?
Respuesta del Doctor Trapote:
No me atrevo a darle un no categórico, dado que las convulsiones febriles se pueden manifestar de diversas formas, aunque más bien parecen signos del propio síndrome febril. No porque la temperatura sea elevada hay más posibilidades de tener convulsiones. Éstas se producen en niños predispuestos y, en muchas ocasiones, antes de que la madre se dé cuenta que el niño tiene fiebre, siendo la primera manifestación en ocasiones. El tratamiento de la fiebre pasa por varias etapas. La primera es hidratar correctamente al niño ofreciéndole agua en pequeñas cantidades y con frecuencia, desabrigándole y procurando que la temperatura de la habitación no pase de los veintiún grados. Si a pesar de ello la fiebre se mantiene y el niño se encuentra mal, puede ponerle compresas húmedas en la frente y los antebrazos, llegando a la administración del antitérmico que su pediatra le haya recomendado si llega el caso. Las friegas con colonia o alcohol son peligrosas y tampoco se recomienda sumergir al niño en agua fría, ya que le provocaría escalofríos, aumento del trabajo muscular y elevación de la temperatura corporal. La fiebre no hay que tratarla si el niño se encuentra bien, que no es el caso de su hijo, ya que en muchas ocasiones es beneficiosa, de cara a acortar el proceso infeccioso, que en su inmensa mayoría tendrá un origen viral. Lo que sí se ha de hacer es conocer la causa de la fiebre con el fin de tratarla, si es que tiene un tratamiento específico, lo que no es así, en general, como le decía, dado su origen viral.

|

Fiebre por infección de orina
A mi hijo de 11 meses le han detectado infección de orina por Leucocitos, y le han puesto tratamiento con antibioticos. Tuvo 39 de fiebre y por eso lo llevamos, pero lleva dos días mas con 37.5 y le doy Apiretal pero tarda mucho en bajarle la fiebre. Le damos antibióticos desde hace dos días. ¿Cuando debe dejar de subirle la fiebre? ¿es muy pronto o debo llevarlo de nuevo al Pediatra? Ademas tiene las deposiciones sueltas, muy olorosas y oscuras, ya no se si por la medicación o puede tener gastroenteritis. 
Respuesta del Dr. Trapote:
No me queda claro cuál ha sido el camino del diagnóstico. Si por la fiebre y la exploración había sospecha de infección de orina, supongo que mojaron una tira reactiva que indicó la presencia aumentada de leucocitos. Si esto es así, el índice de sospecha se eleva, pero es necesario practicar un urocultivo y un antibiograma con el fin de investigar el germen responsable y el antibiótico indicado. Dependiendo del antibiótico empleado, la duración será más o menos larga y generalmente debe controlarse al acabar el tratamiento (7 a 10 días, en general) para observar objetivamente la curación y realizar unas pruebas (ecografía renal al menos) para descartar alteraciones en las vías urinarias que le hagan más sensible a las infecciones. La temperatura de 37,5 grados no es fiebre, se denomina febrícula y, popularmente, "décimas", y no precisa tratamiento antitérmico, cuya finalidad no es bajar la temperatura toda costa sino conseguir que el niño se encuentre mejor, si es que no se encuentra bien. Por otro lado, tenga en cuenta que es más importante administrar agua en pequeñas cantidades pero muy repetidas, que dar un antitérmico. Las deposiciones sueltas pueden ser provocadas por el antibiótico. Su tratamiento también es el de hidratar convenientemente al niño.

|

Convulsiones febriles
Hace dos días me llevé un susto muy grande: mi hijo de 29 meses estaba con catarro y fiebre, la verdad, no sé cuánta; de repente se cayó para atrás y empezó a ponerse verde, los ojos torcidos y la boca también y pegando saltos. Eso duró unos 5 ó 6 minutos, luego empezó a respirar y ponerse bien. Su pediatra dice que son convulsiones de fiebre. ¿A partir de cuánta fiebre suele ocurrir? ¿Le puede pasar mas veces? ¿Qué tengo que hacer si le pasa otra vez?
Respuesta del Doctor Trapote:
Verdaderamente, no me sorprende en absoluto que se asustase ante la convulsión del niño. Lo más probable, como le dijo su pediatra, es que se trate de una convulsión febril. Lo que caracteriza a este tipo de convulsiones es que suelen ser cortas (no más de cinco minutos) y coinciden con el padecimiento de un proceso febril (aunque sea un simple cuadro catarral). Estas convulsiones se producen en niños que tienen una predisposición y no es necesario que la temperatura sea muy elevada. Efectivamente, le pude pasar más veces, aunque el porcentaje que repiten el cuadro paroxístico es bajo. La manera de actuar, en caso de repetirse, es poner al niño en una posición que no pueda hacerse daño y esperar. Ir a urgencias en esos momentos no sirve de gran cosa, puesto que cuando llegase ya habría pasado. No obstante, entra dentro de lo lógico que se practiquen las exploraciones necesarias para confirmar que, efectivamente, se trata de un trastorno paroxístico no epilético, aunque hay escuelas que, ante un primer cuadro, se limitan a esperar, controlando la fiebre rápidamente, en caso de aparecer, lo cual, muchas, veces, no es práctico ya que, como le digo, no es necesario un febrón, para que se provoque la convulsión. Si se trata de un niño con tendencia a repetir estos cuadros, le prescribirán un medicamento que se administra por vía rectal, con el fin de disminuir la duración.

|

Fiebre y síntomas de septicemia
El pasado jueves me llamaron de la guardería de mi hijo comentándome que su amigo podía tener meningitis. Por la tarde vinieron de salud pública a darnos una charla y un jarabe que le he estado dando dos días, 4 tomas, nos comentaron que la posibilidad de contagio es pequeña pero que había riesgo durante 10 días...Hoy he llamado a la guardería y me han dicho que no es una meningitis sino una sepsis que el riesgo de contagio es menor. No saben qué tipo de sepsis es me han dicho que los niños (hay dos casos el amigo de mi hijo y su hermanito de 9 meses que fue el primero) tienen que estar ingresados 10 días. Los sintomas de estos niños han sido fiebre alta, vómitos en cascada y manchas moradas en la piel. ¿Qué tipo de sepsis puede ser? ¿Es igual de contagiosa que la meningitis? En la guardería me han dicho que puedo llevar al niño sin problemas por ahora no hay ningún caso más. ¿Es cierto que lo puedo llevar con tranquilidad?
Respuesta del Doctor Trapote:
Se habla de sepsis o septicemia cuando de una infección localizada, por ejemplo, una meningitis meningocócica, pasan gérmenes (meningococos en el supuesto al que me refiero) al torrente sanguíneo, y a través de él llegan a otros puntos, originando nuevos focos infecciosos, por ejemplo la piel, manifestándose en ella como petequias (manchas rojo-violáceas). La sepsis es un proceso grave; es lo que antes se conocía popularmente como infección en la sangre. El hecho de que hayan pasado por la guardería responsables de la Salud Pública y hayan dado tratamiento profiláctico a los contactos, hace pensar que se trata de una meningitis meningocócica que se ha convertido en sepsis meningocócica, ya que este tratamiento que han repartido evita el desarrollo de la meningitis meningocócica en un alto porcentaje de niños, si ya se han contagiado.

|

Fiebre y síntomas de septicemia
El pasado jueves me llamaron de la guardería de mi hijo comentándome que su amigo podía tener meningitis. Por la tarde vinieron de salud pública a darnos una charla y un jarabe que le he estado dando dos días, 4 tomas, nos comentaron que la posibilidad de contagio es pequeña pero que había riesgo durante 10 días...
Hoy he llamado a la guardería y me han dicho que no es una meningitis sino una sepsis que el riesgo de contagio es menor. No saben qué tipo de sepsis es me han dicho que los niños (hay dos casos el amigo de mi hijo y su hermanito de 9 meses que fue el primero) tienen que estar ingresados 10 días. Los sintomas de estos niños han sido fiebre alta, vómitos en cascada y manchas moradas en la piel. ¿Qué tipo de sepsis puede ser? ¿Es igual de contagiosa que la meningitis? En la guardería me han dicho que puedo llevar al niño sin problemas por ahora no hay ningún caso más. ¿Es cierto que lo puedo llevar con tranquilidad?

Respuesta del Doctor Trapote:
Se habla de sepsis o septicemia cuando de una infección localizada, por ejemplo, una meningitis meningocócica, pasan gérmenes (meningococos en el supuesto al que me refiero) al torrente sanguíneo, y a través de él llegan a otros puntos, originando nuevos focos infecciosos, por ejemplo la piel, manifestándose en ella como petequias (manchas rojo-violáceas). La sepsis es un proceso grave; es lo que antes se conocía popularmente como infección en la sangre. El hecho de que hayan pasado por la guardería responsables de la Salud Pública y hayan dado tratamiento profiláctico a los contactos, hace pensar que se trata de una meningitis meningocócica que se ha convertido en sepsis meningocócica, ya que este tratamiento que han repartido evita el desarrollo de la meningitis meningocócica en un alto porcentaje de niños, si ya se han contagiado.

Te puede interesar

Consultas al pediatra sobre fiebre Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)