Mi bebé y yo

Cómo controlar la respiración del niño

( 1 voto) load

Los más pequeños sufren con frecuencia trastornos de las vías respiratorias. No hay razón para preocuparse, pero hay que controlar las posibles complicaciones.

Los trastornos de las vías respiratorias son inocuos desde el punto de vista médico, pero son molestas, tanto para los niños, que tienen problemas para dormir cuando respiran mal, como para los papás, obligados a pasar las noches en blanco. Son las características de las principales enfermedades infecciosas que afectan en la edad preescolar. En su mayoría, se trata de resfriados y complicaciones catarrales leves, en general, de origen vírico, que afectan a la nariz, la garganta, los oídos y los senos paranasales. Sin embargo, con la asistencia precoz a la guardería y la mayor probabilidad de contagio, un niño puede sufrir una decena de episodios durante todo el invierno, de manera que siempre parece estar enfermo.
 
Qué hacer en caso de apnea o dificultad respiratoria

El niño puede respirar mal por la nariz, sobre todo, si se produce un engrosamiento de las adenoides tras una serie de resfriados.

- Durante el sueño, si el niño se queda en apnea, es decir, permanece sin respirar durante unos segundos, significa que la obstrucción es significativa, por lo que resulta necesaria la intervención del pediatra. El médico decidirá si la situación del niño requiere la intervención de un otorrinolaringólogo.

- Durante una gripe normal, resulta más común un aumento de la frecuencia respiratoria. Para controlarla, sólo hay que apoyar una mano en la barriga del pequeño y contar cuántas veces se eleva en un minuto. La media debe ser de alrededor de 25-30 inspiraciones, que pueden llegar a 40 en caso de fiebre alta y tos fuerte.

- Otras señales revelan una posible afectación de las vías respiratorias que hay que indicar al médico, como el “hundimiento” del pecho, que se puede apreciar en la piel de la base del cuello, entre las costillas o en la base del tórax durante la inspiración; o bien el movimiento de las paredes laterales de la nariz durante los actos respiratorios. Ambas señales indican un esfuerzo, una dificultad respiratoria debida, por ejemplo, a una bronquiolitis.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Trastornos respiratorios infantiles: cómo controlarlos Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)

Me encanta la informacion que nos brindan gracias mybebeyyo:);)