Mi bebé y yo

Guía de primeros auxilios

( 15 votos) load

Quemaduras, cortes, atragantamiento, caídas… el niño puede sufrir un accidente doméstico. Te explicamos cómo actuar en cada caso y qué no debes hacer nunca.

Ante cualquier golpe o percance del niño, no hay que perder la calma, evaluar los daños sufridos por el niño y actuar con rapidez, siguiendo las normas de primeros auxilios. Es muy impoprtante disponer de un botiquín en casa.


MORDISCOS Y ARAÑAZOS

En el caso de que tengas un perro o un gato en casa, puede que, sin querer, éste arañe o muerda al pequeño. Aunque el animal haya sido vacunado, las bacterias que hay en la saliva pueden infectar la herida.

¿Qué hay que hacer?

Enjuagar la herida con abundante agua y limpiarla bien. Taponarla con una gasa esterilizada y, si sangra abundantemente, mantener la parte herida más elevada que el corazón. Es el médico quien debe decidir si conviene administrar un antibiótico o una vacuna contra la rabia o el tétanos.

¿Qué debe evitarse?

Las pomadas antibacterianas, porque al tapar la herida se puede favorecer la proliferación de los microorganismos contenidos en la saliva.


CORTES Y HERIDAS

Se resuelven fácilmente, siempre que se haya administrado al niño la vacuna antitetánica y sus correspondientes dosis de recuerdo.

¿Qué hay que hacer?

Limpiar la herida con agua y una gasa esterilizada. Los cortes superficiales se desinfectan y después se protegen con gasa y esparadrapo. En caso de abrasión, hay que utilizar vaselina para evitar que se forme una costra dura. Si el corte es profundo y sangra abundantemente, hay que hacer presión utilizando una gasa esterilizada enrollada y, después, hay que llevar al niño a un centro de urgencias.

¿Qué debe evitarse?

Desinfectar la herida con algodón hidrófilo y hacer nudos demasiado apretados más arriba de la herida, que bloquearían la circulación.

 

El tabique nasal tiene una mucosa muy vascularizada que, si se rompe, puede sangrar muy fácilmente.

¿Qué hay que hacer?

Coger la nariz del niño entre el pulgar y el índice, y apretar fuertemente durante algunos minutos hasta conseguir que el flujo se detenga.


¿Qué debe evitarse?

No hay que flexionar hacia atrás la cabeza del pequeño, porque podría tragar sangre, y no introducir algodón hemostático en los agujeros de la nariz para parar la hemorragia.

 

 

Te puede interesar

Bebé: botiquín de primeros auxilios Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)