Síguenos
Mi bebé y yo

Todo lo que debes saber sobre los medicamentos infantiles

( 1 voto) load

El invierno conlleva las típicas enfermedades propias de la época del frío: resfriados, gripe, otitis, tos y dolor de garganta. Pero ¿es bueno medicar al niño? ¿Cómo debe hacerse? Te lo explicamos.

Existen muchos medicamentos en el mercado y es el pediatra quien debe indicar el más adecuado en cada caso. En los niños pequeños, se suele aconsejar la administración del medicamento mediante la formulación del jarabe. Es importante tener en cuenta que el tratamiento solamente debe iniciarse cuando el pediatra lo indique. No se debe medicar al niño sin que el médico le haya visto. Es cierto que durante o después del tratamiento puede ser útil administrar lácteos al pequeño para restablecer el equilibrio de la flora intestinal y evitar problemas relacionados con el malestar digestivo. Veamos qué tener en cuenta a la hora de administrar medicamentos al niño

 



big Img
Foto 1 de

|

Medicamentos para bajar la fiebre 
El paracetamol es el fármaco de primera elección contra la fiebre. Las normas permiten el uso de ibuprofeno para el tratamiento de ciertas dolencias después de los seis meses de vida. La dosis varía según la edad y el peso del niño. Es importante recordar que el ibuprofeno no se debe usar en caso de varicela o si el niño está deshidratado. Sea como sea, siempre se debe consultar con el pediatra.

|

Los broncodilatadores  
El ingrediente activo de los medicamentos broncodilatadores es el salbutamol. Se utiliza para tratar y prevenir ataques de asma (estrechamiento de los bronquios que causa gran dificultad para respirar). Es importante remarcar que el salbutamol puede ocasionar efectos secundarios, como nerviosismo o inquietud. Aunque ya haya sido administrado al niño, cada nuevo comienzo del tratamiento debe ser acordado con el pediatra, a menos que haya un problema de asma recurrente: en estos casos, el médico indicará a los padres cómo actuar. 

|

Los antihistamínicos
Principalmente se usan en gotas, en el caso de la urticaria, la dermatitis atópica, la rinitis alérgica y siempre que se necesita luchar contra la histamina, una sustancia que se libera del organismo cuando viene en contacto con un alérgeno que provoca la aparición de cojos llorosos. Se debe tener en cuenta que los antihistamínicos no ocasionan efectos secundarios importantes. Pueden causar cierta somnolencia.

|

La cortisona
Se utiliza principalmente a través de la inhalación (aerosol), para tratar el asma alérgica y cada vez que hay una dificultad en la respiración debida a la hiperreactividad de los bronquios que causa la contracción. La cortisona también se puede utilizar en forma de crema para tratar la dermatitis atópica (aplicar en pequeñas cantidades en eczema) o para la dermatitis del pañal. Se trata de fármacos seguros. Sin embargo, puede resultar perjudicial si se administra durante largos períodos.

|

Los antifúngicos
Se pueden utilizar desde los primeros meses de vida, cuando la dermatitis del pañal se puede complicar por una infección por cándida (aparición de puntos rojos en la piel). Los antifúngicos se administran a través de ungüentos. Normalmente, se aplican a los dos días siguientes tras la aparición de los hongos. Se recomienda aplicarlos mediante un suave masaje en la piel hasta la absorción completa. Es recomendable ejecutar la tarea con los guantes de látex (para evitar que los dedos absorben el producto).

Te puede interesar

Medicamentos infantiles: lo que debes saber Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)