Mi bebé y yo

Llora... ¡hasta desmayarse!

( 1 voto) load

Algunos niños lloran de forma prolongada, hasta quedarse sin aliento. A menudo, incluso, llegan a quedarse pálidos, padecer espasmos y desmayarse. ¿Es peligroso? ¿Cómo actuar? Te lo explicamos.

Algunos niños lloran y lloran hasta quedarse sin aliento. De hecho, pueden llegar a quedarse pálidos, con los ojos en blanco y la piel algo azulada, hasta desmayarse. Dura unos segundos y, después, todo vuelve a la normalidad. Sin embargo, durante estos instantes, te asustas mucho y te entra el pánico. Es normal. Lo que le ha ocurrido a tu hijo es una apnea del llanto causada, en la mayoría de los casos, por un llanto incontrolable del pequeño, que impide que el oxígeno llegue correctamente al cerebro. La apnea en cuestión no provoca daños al niño, pero asusta mucho a los padres debido a los síntomas que manifiesta: piel azulada y pérdida de los sentidos debido a la falta de oxigenación de la sangre. 

¿Es peligroso para el niño?
La apnea del llanto no es una enfermedad y el niño no corre peligro cuando la sufre ya que, una vez pasa, todo vuelve a la normalidad y el pequeño respira de nuevo correctamente. Normalmente, este trastorno tiene lugar cuando el niño sufre un llanto prolongado o cuando tiene lugar un acontecimiento desagradable. Se trata de una reacción emocional a algo que le desagrada. Estos episodios también se conocen como espasmos emocionales o espasmos del llanto y tienen su máxima incidencia alrededor de los dos años. A esta edad, puede que el pequeño reaccione de forma desproporcionada ante una frustración que no puede aceptar. Normalmente, el objetivo es obtener la atención de los adultos, especialmente de los padres.

¿Cómo actuar?
Ante este tipo de reacción desmesurada del niño, los padres acostumbran a ser benevolentes con el pequeño, para evitar que reaccione con un llanto desproporcionado y acabe padeciendo un nuevo episodio de apnea. Sin embargo, no es la mejor forma de reaccionar, ya que el niño puede aprovechar la actitud de los padres para obtener todo lo que quiere. Lo más adecuado es hablar con el niño y hacerle entender que no es la mejor manera de reaccionar. En caso de encontrarse en medio de un episodio, lo que se debe hacer es, en un primer momento, tranquilizar al niño. A continuación, se debe analizar la situación con calma, tal vez, incluso, con la ayuda del pediatra, que posiblemente hará un electroencefalograma al niño para comprobar si todo está bien. 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Mi hijo llora hasta llegar a sufrir espasmos Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)