Mi bebé y yo

Obesidad en niños: cómo prevenirla

( 2 votos) load

Te explicamos cuáles son los signos premonitorios más fiables para el riesgo de obesidad en los niños.

Te explicamos cuáles son los signos premonitorios que, hoy en día, se consideran más fiables para detectar el riesgo de obesidad en los niños:

- Si los padres son obesos, el riesgo de que el niño padezca obesidad aumenta. Además, influye mucho el consumo de tabaco en el embarazo y la permanencia del niño, a los tres años, durante más de ocho horas a la semana delante del televisor, o dormir menos de diez horas por la noche.

- El elemento más significativo es el llamado "efecto rebote". Normalmente, a partir del año, el valor del IMC (Índice de masa corporal, un parámetro que expresa el estado de peso ideal) disminuye, hasta alcanzar el nivel mínimo alrededor de los cinco o los seis años, para después recuperarse y aumentar. Un incremento del valor del IMC antes de los cinco años ("efecto rebote" precoz) se reconoce como un indicadr de riesgo para el desarrollo de la obesidad.


El ejercicio es muy importante

- El ejercicio físico, como parte de un programa completo y diversificado de reeducación alimentaria, puede resolver gran parte de los problemas provocados por el sedentarismo y el exceso de peso corporal.

- Sin embargo, no siempre la actividad física que se propone a los pequeños con tendencia a la obesidad respeta sus cánones de maduración psicofísica. A menudo, no se tiene en cuenta la problemática específica del niño con sobrepeso, que, a causa de la masa corporal mayor de lo normal, tiene una presión arterial y una frecuencia cardíaca más elevadas, un consumo de oxígeno mayor y una sobrecarga de las articulaciones, sobre todo en perjuicio de las extremidades inferiores. A estos problemas, se añaden los debidos a la menor estimulación del sistema nerviosos, a causa de la escasa movilidad debida al exceso de peso, que se manifiesta a través de una menor capacidad de coordinación y de resolución de las funciones motrices.

- Hasta los seis años, el niño debe practicar únicamente actividades motrices de base (como correr, saltar, caminar o trepar), y que el ejercicio físico debe ser lo más libre, lúdico y espontáneo posible.

- Practicar ejercicio físico no basta, lo que se debe modificar es el estilo de vida por completo. Muchas veces el niño va del colegio a casa y una vez allí, realiza una actividad sedentaria, como ver la televisión o jugar a los videojuegos. Deberíamos dar a nuestros hijos la posibilidad de realizar más actividades físicas, visitando espacios verdes en los que jugar con niños de su edad, yendo al colegio a pie, subiendo por la escalera en lugar de coger el ascensor y colaborando en pequeñas tareas domésticas.

Te puede interesar

Obesidad infantil: ¡mejor prevenir! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)