Síguenos
Mi bebé y yo

Pasear con el niño en invierno: ¿cómo evitar que enferme?

( 1 voto) load

A los niños les encanta salir al aire libre. Pero, cuando hace frío, ¿existe más riesgo de que cojan un resfriado o la gripe? ¿Cómo evitarlo? Te damos algunos prácticos consejos para un invierno sin virus.

Jugando durante el recreo, corriendo por el parque, de excursión por el monte... A los niños les encanta realizar actividades al aire libre y lo cierto es que es muy beneficioso para ellos. Sin embargo, con la llegada del frío y los días que se acortan, ¿existe más riesgo de que tu hijo enferme? La verdad es que sí, ya que el frío trae consigo los primeros catarros de la temporada y, por lo tanto, facilita que los pequeños puedan contraer infecciones de las vías respiratorias e, incluso, la gripe.

Sin embargo, existen medidad de prevención. Así que evita tener la tendencia de impedir que tu hijo salga a jugar al aire libre con la excusa de que hace frío. De hecho, el aire, los rayos del sol y el contacto con la naturaleza son muy beneficiosos para los pequeños. Realizar un paseo diario o acudir al parque a jugar es muy estimulante para los niños y lo ideal es seguir haciéndolo en invierno. Simplemente, para evitar las típicas enfermedades de las estaciones frías (resfriados, otitis o gripe), se deben aplicar algunas medidas preventivas. Te las detallamos. 



big Img
Foto 1 de

|

Dejar al niño en casa no reduce el riesgo de resfriarse
Contrariamente a lo que se cree, evitar que tu hijo salga al exterior cuando hace frío no reduce el riesgo de contraer un resfriado o cualquier otro tipo de enfermedad propia de los meses fríos. De hecho, las infecciones respiratorias, las más comunes durante el invierno, se transmiten a través de agentes infecciosos que proliferan más fácilmente en el interior que en el exterior. El problema es que, durante el otoño y el invierno, los niños pequeños son portadores sanos de gérmenes y, cuando juegan juntos en el interior de la guardería o en casa, se pasan los gérmenes con facilidad. Por esta razón, es muy importante realizar lavados nasales a tu hijo de forma regular, incluso cuando está bien, como medida preventiva. Sí que es cierto que, aunque sea saludable para los niños jugar al aire libre, durante el invierno deben hacerlo con una ropa que les permita mantener la temperatura corporal adecuada: ni desabrigados ni excesivamente abrigados.
 

|

¿El niño debe llevar guantes, gorro y bufanda?
Poner un gorro en la cabeza del niño, que mantenga sus orejas calientes, es muy útil, especialmente si hace viento y si el niño es todavía pequeño y va a la guardería, ya que a esas edades la trompa de Eustaquio, que conecta la cavidad del oído medio con la cavidad de detrás de la nariz, todavía no funciona bien. Además, los niños tienen tendencia a no sonarse la nariz cuando tienen mocos, lo que propicia que la mucosidad suba a los oídos, favorecieno la otitis media aguda. En relación con el uso de los guantes y la bufanda, es mejor ser precavidos y llevarlos siempre encima. Los niños tienen un sistema de termorregulación menos desarrollado que el de los adultos, por lo que tienen frío con más facilidad. 

|

¿Qué condiciones meteorológicas favorecen las infecciones?
Los cambios bruscos de temperatura y el viento pueden ser factores que favorezcan el desarrollo de enfermedades de las vías respiratorias cuando los primeros síntomas ya están presentes. Sin embargo, no por ello debes dejar a tu hijo en casa. Puede salir al aire libre, pero debe ir bien abrigado. En cambio, cuando llueve, es mejor que el niño no salga de casa, ya que si se moja y suda tiene más riesgo de contraer las típicas enfermedades de las estaciones frías. Por otro lado, el frío, seco o húmedo, no es un problema si tu hijo va bien abrigado. Lo importante es que no permanezca mucho tiempo con ropa húmeda. Así que intenta llevar siempre encima ropa de recambio por si el pequeño se moja.

|

¿Qué otras precauciones son útiles para evitar los contagios?
Es importante cuidar la higiene personal y lavarse las manos después de jugar o salir a la calle. Además, es mejor minimizar el tiempo que se transcurre en lugares muy concurridos donde circulan los gérmenes más fácilmente. También se recomienda ventilar la casa al menos una hora al día. Por otro lado, varios estudios confirman que la contaminación contribuye al desarrollo de las enfermedades respiratorias. Así pues, siempre que sea posible, es mejor evitar las calles con mucho tráfico y pasear por zonas verdes.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Pasear con el niño en invierno: ¿cómo evitar que enferme? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)