Mi bebé y yo

Pies: los defectos más frecuentes en los niños

( 12 votos) load

Es normal que, durante sus primeros meses de vida, el niño presente ciertos defectos en la forma de colocar los pies. Se trata de actitudes pasajeras que, en la mayoría de los casos, se corrigen. Veamos cuáles son los defectos más corrientes.

PIE TALOVALGO

• El pie tiene el tobillo flexionado al máximo, con el dorso dirigido hacia arriba, hasta tocar, en ocasiones, la superficie anterior de la pierna (sólo se apoya el talón y la planta del pie se dirige hacia delante).

• Se trata de una deformidad de los pies de los niños bastante frecuente, que suele depender de la posición del feto en el útero materno.

• No precisa ningún tipo de tratamiento, pues con el tiempo va desapareciendo poco a poco.

 
RODILLAS VARAS

• Son las llamadas piernas en paréntesis (rodillas separadas y tobillos juntos). Las tienen casi todos los niños hasta cumplir los dos o tres años.

• Después, siguiendo una etapa evolutiva, las rodillas se acercan y adoptan forma de X (valgas).

• Las piernas se alinean poco a poco hacia los ocho o diez años, hasta adoptar su actitud normal en la edad adulta.

 
PIES PLANOS

• Una almohadilla de grasa llena y oculta el arco plantar, dando al pie la típica forma aplanada. Existe desde el momento del nacimiento, pero se aprecia más cuando el niño comienza a caminar.

• Se trata exclusivamente de un problema estético, que suele desaparecer hacia los tres años, cuando se forma el arco de la planta de los pies.

• Este trastorno sólo se convierte en un problema real cuando el aplanamiento es irreductible, acompañado muchas veces de dolor al andar, síntomas que pueden aparecer a partir de los tres años. En este caso, se deberá consultar al pediatra, para establecer, si precisa, terapias más adecuadas.

• En los casos más graves, puede llegar a ser necesaria una intervención quirúrgica, pero esto no ocurre antes de los 7-11 años, cuando el esqueleto del pie ya se ha desarrollado por completo, tratándose de una actuación rara.

 
Pies: Problemas congénitos

Se trata de defectos inconfundibles, pues se ven perfectamente en el momento de nacer, o inmediatamente después. Estas malformaciones pueden corregirse por completo, siempre que se traten a su debido tiempo. Conozcámoslas.

METATARSO ADUCTO

• Es un defecto congénito frecuente, que consiste en una desviación  de la parte anterior del pie hacia dentro.

• Durante los primeros meses de vida del pequeño, puede ir solucionándose sin ninguna actuación. A veces es preciso realizar unas manipulaciones especiales, con las que el médico procura colocar el pie en su posición correcta. Si no se obtienen resultados, el niño deberá someterse a tratamiento con férulas o vendajes.

• Los tiempos necesarios para su curación dependen de la gravedad del problema y de la rapidez con la que el niño responde.

 
PIE ZAMBO

• Se trata de una anomalía grave del pie, que puede diagnosticarse ya durante el embarazo, generalmente, en la ecografía morfológica del quinto mes.

• Para corregir este defecto, la mejor solución es la denominada "técnica de Ponseti", que combina el empleo de yesos y vendajes correctores con el uso de botas ortopédicas, con lo que se consiguen resultados excelentes, tanto anatómicos como funcionales. Sólo en los casos más graves, o cuando la evolución no es buena, se puede recurrir a una intervención quirúrgica para solucionar el problema.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Pies: los defectos más frecuentes en los niños Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)