Mi bebé y yo

Seguridad en la cocina

( 1 voto) load

Detergentes, cuchillos, muebles con piezas metálicas, electrodomésticos grandes y pequeños… y muchísimos objetos más. Para un niño pequeño, la cocina puede resultar mucho más peligrosa que el resto de la casa.

De hecho, la mayoría de los accidentes domésticos de los niños se producen justamente en la cocina, sobre todo poco antes o poco después de las horas tradicionales de las comidas.

A continuación, te explicamos qué precauciones debes adoptar para conseguir una cocina segura para niños, a prueba de bebés.

Los peligros según la edad

Cuando el niño empieza a gatear, se desplaza muy rápidamente y, en un instante, puede llegar a la cocina. Por ello, debes mantener siempre un cuidado especial.

• No dejes taburetes o escaleras detrás de la puerta, para evitar que el niño los utilice.

• Mantén fuera de su alcance los productos tóxicos, como detergentes, productos antical, amoníaco y salfumán, quitamanchas, etc, pues el bebé tiene tendencia a meterse en la boca todo lo que se encuentra entre las manos.

• Guarda en lugares inaccesibles las hierbas aromáticas y las especias.

• Coloca en un lugar seguro las bolsas de plástico de los supermercados. El bebé podría ponérselas en la cabeza.

• No cojas en brazos al pequeño delante de los fogones, pues el pequeño podría dejarse caer sobre los recipientes calientes.

• Nunca pases comidas calientes por encima de su cabeza, y antes de transportar recipientes o platos con alimentos calientes, comprueba que el niño no se encuentra en tu trayecto.

A partir de un año, aumentan los riesgos: el niño empieza a caminar, con lo que se amplía su "radio de acción". Toda precaución es poca:

• Protege los fogones con barreras especiales, para impedir que el niño alcance los mangos de las cazuelas y de las sartenes, y que pueda tocar el fuego.

• Protege las llaves del gas. Conviene instalarlas en posiciones más elevadas, con el fin de que el pequeño no pueda alcanzarlas.

• Guarda los cuchillos, tenedores, tijeras y otros utensilios en cajones provistos de cierre.

• Las cerillas y los encendedores también deben mantenerse fuera del alcance del niño.

• Pon las sartenes en los fogones posteriores y coloca siempre los mangos de los utensilios de cocina hacia el interior o mirando a la pared

• Hay que evitar que el niño se acerque a los fogones encendidos o al horno, ya que la temperatura de su cristal puede ser muy alta.

• Es preferible tener una cocina con pantalla protectora, para que las ollas no se puedan volcar de forma accidental; los mangos de las sartenes y de las ollas no deben sobresalir, para evitar que el niño pueda agarrarlos y derramarse encima su contenido.

• El horno y los quemadores deben estar equipados con los correspondientes dispositivos de seguridad, que impiden la salida del gas en caso de que la llama se apague de repente.

• Nunca se debe tener en brazos a un niño mientras cocinamos, tomamos café o un plato de sopa hirviendo.

• El calientabiberones también debe mantenerse fuera del alcance de los niños, con el nivel del agua reducido al mínimo y la temperatura debidamente regulada.

• La trona debe tener una base suficientemente ancha para evitar que vuelque. No hay que olvidar sujetar al niño con el cinturón de seguridad, para evitar posibles caídas.

• Detergentes, cerillas, encendedores, cuchillos, tijeras, objetos afilados, desinfectantes, insecticidas, etc., deben mantenerse guardados en cajones y armarios, bloqueándolos con las cerraduras correspondientes.

Te puede interesar

Seguridad en la cocina Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)