Mi bebé y yo

Trastornos primaverales

( 1 voto) load

Con el cambio de horario, también llega la primavera. Si bien la recuperación del primer cambio se produce bastante deprisa, habituarse al cambio de estación cuenta un poco más.

 
 
Los principales efectos causados por las nuevas condiciones del cambio de estación son de tipo hormonal. El día es más largo y la exposición a la luz inhibe la producción de la melatonina, la hormona que regula el ciclo sueño-vigilia, y que se activa con la oscuridad. Los niños son los que más se resienten, porque son más sensibles a factores como la luz y la temperatura que los adultos, cuya vida está fragmentada por obligaciones sociales. 

Sólo hay que pensar que el fenómeno es más evidente en los animales, que modifican sus comportamientos en función de la estación. Como consecuencia, es más difícil dormirse y el cansancio suele ser habitual, aunque no se trata de una enfermedad.

El reloj biológico interno tiene dificultades para sincronizarse con las variaciones de luz y de temperatura. En compensación, conforme los días se van alargando, aumenta la producción de serotonina, también llamada “hormona de la felicidad” o “neuromediador del bienestar”, lo que provoca una sensación de alegría.
 

Te puede interesar

Trastornos primaverales por el cambio de horario Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)