Síguenos
Mi bebé y yo

No quiere dormir en su cama: ¡convéncele así!

( 1 voto) load

¿Tu hijo ha dormido en su cama perfectamente hasta ahora y ha cambiado de repente? ¿Quiere dormir con vosotros y parece que las rutinas habituales no funcionan? Te decimos cómo actuar.

Utilizas las mismas “tácticas” de todas las noches: le ayudas a ponerse el pijama, se lava los dientes y… a la cama. Mamá o papá le leen el cuento de las buenas noches y le dan el besito correspondiente. Al cabo de unos minutos, el pequeño se duerme y salís de la habitación. Hasta ahora, siempre ha funcionado muy bien. Sin embargo, desde hace algún tiempo, algo ha cambiado. De repente, ha empezado a despertarse por la noche y a ponerse de pie en la cama o en la cuna: quiere salir con destino a la cama de los papás. Es un caso típico de la etapa de entre los dos y los tres años. Es necesario poner remedio. Te decimos cómo.



big Img
Foto 1 de

|

Paso a paso

El primer despertar nocturno siempre pilla a los papás desprevenidos. Y la decisión unánime suele ser contentar al niño dejándole acostarse en la cama de los papás. Quizás, ha tenido una pesadilla, así que hay que consolarle. Al segundo despertar, la mamá cede a la petición del niño, aunque el papá frunza el ceño. Al tercero, el no es compartido, al menos por los adultos de la casa. Y, él, que se siente rechazado, acaba llorando desesperado, hasta que vuelve a ser acogido. No, esto no puede ser; el pequeño debe dormir en su habitación: es fácil de decir, pero no tanto de hacer. Sin embargo, con mucha perseverancia y un poquito de paciencia, se puede conseguir.

|

A dormir solito

El primer paso hacia el éxito es lograr que el niño se duerma en su habitación, solo. El ritual de las buenas noches es eficaz, porque le hace entender qué es lo que le espera. Si el pequeño protesta en el momento de la separación, siempre se le puede decir que la mamá volverá a controlarlo en unos minutos. Es una promesa que hay que mantener, para evitar que, en caso contrario, el niño pierda confianza y permanezca despierto durante más tiempo, esperando a que alguien se presente. En definitiva, el niño debe entender que la mamá y el papá están cerca. Si se siente seguro, se relajará y se dormirá antes.

|

¡Cuidado con lo que pide!

Los niños son estrategas infalibles. Para asegurarse de la proximidad de sus papás, se las ingenian todas. ¿La táctica más clásica? El vaso de agua. Puedes evitarlo preparando el vaso de agua antes de que lo pida, y haciendo que sea él mismo quien lo ponga en la mesita. Al pillarle a paso cambiado, seguramente, te pedirá otra cosa. Ésta será la última demanda; a partir de ahí, un mar de mimos que deberán bastarle para toda la noche.

|

Baby power

A esta edad, las tentativas de independencia del niño ponen a prueba incluso a los papás más pacientes; y él es consciente de ello. Si lo que se ha hecho hasta ahora no da los frutos esperados, es preciso utilizar alguna argucia extra. Para darle la sensación de tener poder de decisión, podríais dejarle decidir, por ejemplo, qué pijama se pone, qué libro quiere que le leáis o qué historia quiere escuchar. Podrá decidir entre dos o tres alternativas. De esta manera, se sentirá importante y satisfecho. Ahora, le toca a él satisfacer a sus papás con un buen sueño.

|

Palabra clave: firmeza

Quizás, harán falta algunos días para convencerle de que permanezca en su cama. ¡Paciencia! Lo que cuenta es, sobre todo, que una vez elegida la estrategia, se mantenga la posición adoptada, a pesar del posible llanto del pequeño. Hay que consolarle con palabras dulces, con un tono tranquilo, pero firme, sin remordimientos. Si se cede, aunque sólo sea una vez, habrá que empezar desde el principio de nuevo.

|

Es hora de cambiar

La “crisis de la cama” se prolonga en el tiempo. Si el niño ya tiene entre tres y cuatro años, podrías probar a cambiarle de cama y retirar la barrera de protección, como en las camas de los adultos. Es verdad que podrá bajar de la cama más fácilmente y que llegará antes a la habitación de los papás, pero también será más fácil volver a llevarle a su cama y decirle que es hora de dormir. ¡En su súper cama de mayor!

Te puede interesar

No quiere dormir en su cama: ¡convéncele así! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)