Síguenos
Mi bebé y yo

En forma tras el parto: ¿es posible?

( 1 voto) load

¿Cómo recuperar la línea que tenías antes del embarazo? ¿Debes hacerlo rápidamente o darle al cuerpo tiempo para cambiar? No te dejes llevar por los estereotipos de belleza inalcanzables. Te damos algunas pautas para mantenerte en forma tras el parto.

El embarazo es una experiencia mágica, pero que produce muchos cambios en tu cuerpo. Los pechos aumentan de tamaño, las caderas se ensanchan y la barriga crece para dar cabida al bebé en su interior. Todo ello deja huella en el cuerpo después de dar a luz. Aunque a menudo vemos imágenes de celebrities con cuerpos de infarto a pocos días de haber sido mamás, lo cierto es que se trata de algo poco realista que muchas de estas famosas consiguen con la ayuda de la cirugía estética y los tratamientos de un equipo de expertos en fitness y dietas, entra otras cosas. 

Comer bien y moverse

Es bueno que seas realista con tu embarazo y no tengas prisa por recuperar tu figura después de dar a luz. La recuperación posparto, tanto en lo referente a la línea como en otros aspectos como el suelo pélvico, requiere tiempo y paciencia. Poco a poco, siguiendo una pautas alimentarias saludables y practicando ejercicio físico moderado de forma regular, irás volviendo a la normalidad.

Debes tener en cuenta que los cambios físicos que se producen debido a la maternidad siempre están vinculados a los psicológicos. Es decir, los cambios de apariencia de la mamá reciente están vinculados a los internos, a cómo se ve a sí misma. Con la llegada del bebé, también nace una nueva mujer. La experiencia del parto ha enriquecido su personalidad. Sin embargo, ante estos cambios tan importantes, la mamá necesita tiempo para asentarse y encontrar un nuevo equilibrio interior. Asimismo, el cuerpo necesita tiempo para volver a cambiar, tanto si el parto fue natural como si fue por cesárea. En todos los casos, se necesita tiempo para la recuperación. Veamos qué pautas seguir. 



big Img
Foto 1 de

|

La barriga fofa
Tras el parto, la barriga adquiere un aspecto blando, a la vez que aumenta el volumen del pecho, que se prepara para la lactancia. Durante los días posteriores a haber dado a luz puede incluso que parezca que sigas embarazada. Ello se debe al hecho de que la barriga tarda un tiempo en volver a su sitio. Sin embargo, poco a poco, el útero se irá contrayendo de nuevo y recuperará su tamaño original, lo que ayudará a reducir también el tamaño de la barriga. 

|

Equilibrio cuerpo-mente
En muchos casos, las formas redondeadas del cuerpo de la mamá reciente están vinculadas a su situación psicológica. Tener un bebé al que cuidar propicia que la mamá tenga una imagen de ella misma como la de quien debe darle la bienvenida y propiciar cuidados al pequeño. Una vez más, cuerpo y mente van de la mano. Más tarde, con el crecimiento del niño, esta simbiosis disminuye. La mujer entra en una nueva fase y suele ocurrir que siente la necesidad de cambiar también su exterior. Este puede ser el momento adecuado para ponerse en forma.

|

Aceptar que el cuerpo cambia
No siempre es fácil aceptar los kilos de más. Si la madre tiene una relación un tanto conflictiva con su cuerpo puede ser más difícil convivir con los cambios resultantes del embarazo. A menudo esta inconformidad con el propio cuerpo se intensifica a través de los medios de comunicación y la publicidad, que utilizan estereotipos de famosas con cuerpos de infarto tras dar a luz, algo poco realista que puede crear falsas expectativas. ¿Cómo lidiar con ello? Centrándose en una feminidad diferente y más potente. 

|

Sentirse atractiva
Cuando te sientes bien contigo misma, inevitablemente te sientes bella y atractiva y los demás te ven también así. Pero ¿cómo conseguir sentirte guapa? Es importante que no descuides tu imagen tras el parto. El bebé es ahora tu prioridad, pero no por ello debes descuidar tu aspecto. Debes arreglarte cada día, maquillarte un poco si te apetece, vestirte con prendas que te favorezcan y salir a la calle. Evita encerrarte en casa y sal cada día a pasear. Es muy bueno para el cuerpo y la mente.

|

Movimiento y armonía
¿Qué ocurre si ves que a tu cuerpo le cuesta recuperar la figura de antes del embarazo cuando ha pasado un tiempo del parto? En este caso, debes ayudarle. Para ello, es aconsejable moverse: salir a caminar a diario, practicar gimnasia, yoga, pilates, natación o danza del vientre. El ejercicio físico es muy saludable y te hará sentir bien a nivel psicológico, a la vez que te ayudará a estar en forma y perder esos kilitos de más. 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

En forma tras el parto: ¿es posible? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)