Mi bebé y yo

¿El nido del hospital? Mejor que no

( 0 votos) load

El nido de algunos hospitales separa a la madre y al bebé durante los primeros días tras el parto e interfiere en gran medida en el bienestar mental de ambos. Lo mejor es que estén juntos.

Las madres y los bebés están destinados a estar juntos. Son tantos los beneficios físicos y psicológicos para ambos que, salvo en caso de severa patología, no hay ninguna dificultad logística, problema de higiene o caos organizativo que justifique su separación. Sin embargo, todavía hay muchos centros de maternidad que así lo prefieren y hay mamás que aprecian la oportunidad de descansar mientras sus hijos están en la guardería. ¿Por qué?

Los años sesenta: el experimento de los nidos en los hospitales

El nido o la nursery, como así también se le llama, es un invento de la segunda mitad del siglo pasado, que, como tantos otros realizados en el ámbito sanitario, estuvo motivado por el deseo de garantizar la mejor atención posible a la madre y al hijo. Fue entonces cuando, movidos por una voluntad de mayor seguridad, se decidió mantener a los bebés en un entorno delicado y virgen, con el objetivo de ejercer un mejor control y permitir una más rápida recuperación psicológica y física de las mujeres lactantes.

La innovación se extendió rápidamente: las intenciones eran buenas, pero fue una decisión carente de cualquier base científica. Los padres deberían haber entendido que el nido no era la mejor opción, pero, al presentarse como una innovación diseñada para mejorar el descanso de las mamás y la atención al recién nacido, no hubo quejas.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

¿El nido del hospital? Mejor que no Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)