scorecardresearch Hemorroides externas e internas: tratamientos y prevención
Síguenos

PUB - Banner skin_top OAS_AD 'Top3'

PUB - Banner skin_left OAS_AD 'Frame1'

PUB - Banner skin_right OAS_AD 'Frame2'

Hemorroides externas e internas: tratamientos y prevención

Hemorroides externas e internas: tratamientos y prevención

Las hemorroides que se suelen presentar en el embarazo pueden empeorar durante el parto y el posparto. Te explicamos cómo debes actuar para combatirlas y qué pasos debes seguir para su prevención.

La aparición de hemorroides (también conocidas como almorranas) durante el embarazo es un problema muy frecuente. El útero agrandado comprime la última parte del intestino, lo que puede provocar estreñimiento durante la gestación. Asimismo, el aumento de progesterona que se produce desde el inicio de la gestación dilata los vasos sanguíneos del cuerpo, y también las pequeñas venas del ano. Cuando éstas se inflaman, dan lugar a las hemorroides, un trastorno que provoca un fuerte picor, un dolor intenso durante la evacuación y, en ocasiónes, la expulsión de una pequeña cantidad de sangre.

Durante el parto, además, las hemorroides que aparecen en el embarazo pueden sufrir una dilatación mayor en el transcurso de la fase de expulsión del parto, porque la cabeza del niño, al descender por el canal del parto, comprime el plexo hemorroidal, el sistema de venas situado alrededor del orificio anal.

El problema tiende a manifestarse con mayor frecuencia en las mujeres que sufren trastornos circulatorios, como varices, en las extremidades inferiores.

Consejos para prevenir las hemorroides

Las hemorroides se pueden prevenir mediante la adopción de unos hábitos de vida saludables:

- Sigue una alimentación rica en frutas, verduras y cereales: la fibra obstaculiza la aparición del estreñimiento.

(Te interesa: Dieta contra el estreñimiento)

- Bebe un mínimo de dos litros de agua al día. El zumo de arándanos también es muy beneficioso. Sin embargo, debes evitar los zumos de manzana o de limón, pues son astringentes, así como los alimentos picantes o los muy grasos, como los embutidos, ya que son difíciles de digerir.

- Practica ejercicio cada día: los paseos al aire libre, la natación y la gimnasia suave son muy recomendables.

- No permanezcas demasiado tiempo de pie o sentada, con el fin de prevenir problemas circulatorios, y evita levantar peso.

- Controla el aumento de peso: se ha observado que el riesgo de hemorroides es mayor si la futura mamá aumenta de peso más de lo normal.

(Te interesa: Calcular IMC)

Tratamiento de las hemorroides externas e internas

- Resulta muy beneficioso hacer baños de asiento con agua fría y fresca, pues reduce el flujo sanguíneo y baja la inflamación.

- Si las hemorroides son externas, se pueden reducir comprimiéndolas con un suave masaje.

- Las cremas y las pomadas antiinflamatorias resultan muy beneficiosas, si se aplican sobre la zona varias veces al día, o bien también se pueden utilizar toallitas específicas, que, además de aliviar el trastorno, contribuyen a mantener la zona limpia.

- Si sientes necesidad de ir al baño, no la reprimas. Si estás estreñida o las heces son duras, puedes utilizar un laxante suave o un supositorio de glicerina. Sobre todo, evita realizar esfuerzos o permanecer sentada en el inodoro durante mucho tiempo.

- Limpia siempre la parte afectada después de defecar, para evitar posibles infecciones.

- Recuerda que el ginecólogo es quien debe prescribir el tratamiento más adecuado, así como su dosificación.

(Te interesa: Salud en el embarazo: todo lo que debes saber)

(Te interesa: Enfermedades en el embarazo)

 

Comentarios Comentar

Y tú ¿Qué opinas?

Comentarios (8)

PUB - Banner OAS AD 'Bottom2' Articulo Patrocinado

PUB - Banner OAS AD 'Bottom1' Articulo Patrocinado