Mi bebé y yo

Incontinencia: las dudas más frecuentes

( 1 voto) load

El 14 de marzo se celebra el Día Internacional de la Incontinencia. El embarazo y el parto favorecen la aparición de este trastorno. Respondemos a las preguntas más frecuentes.

La incontinencia urinaria en el embarazo y, especialmente, después del parto, es un problema que afecta a muchas mamás. El 14 de marzo se celebra el Día Internacional de la Incontinencia. De la mano de Tena Lady, respondemos a las preguntas más frecuentes.

¿Qué es la Incontinencia Urinaria?

La incontinencia urinaria se caracteriza por pérdidas de orina involuntarias que ocasionan molestia social, y que van desde pérdidas muy leves y ocasionales hasta pérdidas abundantes y regulares. En España, una de cada cuatro mujeres mayores de 35 años sufren pérdidas de orina, o lo que es lo mismo, alrededor de 4 millones de mujeres. Sin embargo, la mayoría son pérdidas ligeras.

¿A qué edad se pueden dar las primeras pérdidas de orina?

Una de cada cuatro mujeres mayores de 35 años tiene incontinencia urinaria. El embarazo y el parto influyen en ello. La llegada de la menopausia también contribuye a que se produzcan pérdidas de orina. Sin embargo, las chicas jóvenes también experimentan incontinencia tras realizar un ejercicio físico intenso. Asimismo, las fumadoras son susceptibles, ya que suelen toser más con más frecuencia y esto puede empeorar la situación. Beber mucho café, té o alcohol tampoco ayuda.

Principales causas de la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria tiene mucho que ver con el debilitamiento de los músculos del suelo pélvico que mantienen cerrada la uretra. Cuando pierden su elasticidad, actividades cotidianas como reírse, toser, levantar peso y correr, pueden causar pérdidas. Sin embargo, estos músculos se pueden fortalecer de nuevo. En el caso de las mujeres, las causas principales de la incontinencia se derivan de los cambios que se producen en el embarazo, el parto y la menopausia. 

Prevención de la incontinencia: ejercicios de Suelo Pélvico

La mejor forma de prevenir y reducir el número de episodios es fortalecer los músculos del suelo pélvico realizando los ejercicios apropiados. Cuando se padece incontinencia de esfuerzo (la que se produce, por ejemplo, al toser o al realizar un esfuerzo brusco), suele ser la solución más eficaz. 

¿Beber menos líquido mejora los síntomas? 

No. Beber menos hace que la orina sea más concentrada, lo cual irrita la vejiga y se tiene la necesidad de ir al baño con más frecuencia. Lo ideal es beber la cantidad que acostumbras a beber normalmente o cuando tienes sed. Sin embargo, tampoco es conveniente que bebas cantidades excesivas de agua, ya que esto puede provocar la dilatación de la vejiga.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Incontinencia urinaria: las dudas más frecuentes Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)