Mi bebé y yo

Parto: posiciones verticales para dar a luz

( 30 votos) load

Todas las posiciones verticales durante dilatación tienen el mismo aliado: la fuerza de gravedad, que permite al bebé bajar más rápidamente. Cómo es la posición vertical en el parto.

​Se puede dar a luz al bebé en diferentes posiciones. La mamá será quien, si las circunstancias lo permiten, escogerá cuál es la posición en la que se siente más cómoda para tener a su bebé. Con las posiciones verticales en el parto, se evita el aplastamiento de los grandes vasos, y, por lo tanto, los riesgos de un descenso de la presión materna, con la consiguiente reducción en la cantidad de oxígeno que llega al niño.

Las posiciones verticales en el parto

- De pie. Pasear produce un efecto relajante y permite controlar mejor la respiración. Al moverse, se tiende a inspirar y espirar de manera rítmica, y al detenerse (porque llega la contracción) se respira más profundamente. Esto permite introducir más oxígeno y facilitar los mecanismos de liberación de las endorfinas, analgésicos naturales.

- Sentada. El tronco se mantiene erguido, pero sin que pese sobre las piernas, y sin ensancharse los huesos de la pelvis. Constituye una posición que resulta cómoda para muchas madres. Actualmente, se ha introducido en algunas clínicas y hospitales la silla de partos. La mujer se encuentra como en la camilla, pero con una elevación de 90 grados. Un pulsador le permite adoptar la inclinación deseada. Puede cogerse a los brazos laterales o a la barra que está colocada por encima de su cabeza; puede hacer fuerza con los pies, que se apoyan sobre dos soportes, y balancearse si lo desea.

- Acurrucada. La mujer se acurruca como si estuviera en una cama turca, apoyando los brazos en los muslos, manteniendo las piernas separadas y gravando su peso sobre los talones. De esta manera, al aumentar el peso sobre los fémures, se ensancha al máximo el diámetro pélvico.

- Semiacurrucada o agachada y sostenida. La mujer mantiene la espalda bastante derecha, con las piernas flexionadas y algo separadas, y la barriga se apoya en un soporte. Posteriormente, una o dos personas ayudan a la madre sosteniéndola por debajo de las axilas o por las caderas. La presión necesaria para poder empujar es ligeramente distinta y menos intensa respecto a la posición acurrucada. Además, se ejerce una presión menor sobre la cabeza del niño, y en consecuencia los empujones son algo menos eficaces. La banqueta para el parto constituye una variante de esta posición. Se trata de un pequeño banco que tiene un agujero central, abierto en la parte delantera, con el fin de permitir el paso del niño. La madre permanece encogida, como ocurre con la cama turca, pero tiene la pelvis sostenida.
 
Ventajas de la posición vertical en el parto

- Debido a la fuerza de la gravedad, la parte presentada (la cabeza del niño) penetra y desciende con mayor facilidad a lo largo del canal del parto, reduciendo su duración.

- El diámetro de la pelvis se adapta mejor al cuerpo del niño y aumenta, facilitando la rotación de la cabeza del pequeño y, por lo tanto, su salida.

- La madre puede desplazar el peso de un lado a otro del cuerpo, flexionando primero una rodilla y después la otra, con lo cual se facilita la rotación y el descenso del feto.

- El niño tiende a abrirse camino a lo largo del canal del parto empleando la parte más resistente del cráneo (la zona de la fontanela occipital), por lo que está en mejores condiciones de enfrentarse con el estrés del parto que en otras posiciones.

- Los tejidos musculares se distienden de una forma gradual. La cabeza, que comprime estas estructuras, encuentra una barrera más elástica, por lo que el periné soporta mucho mejor el paso del niño, y en consecuencia tiende menos a lacerarse.

- Se reduce el dolor, sobre todo, en el caso de que duela mucho la espalda.

- La pareja puede colaborar sosteniendo a la mujer, sobre todo, en el caso de que haya adoptado la posición acurrucada.

Desventajas de la posición vertical en el parto

- Resulta difícil poder ver al niño y, en el caso de que sea necesario recurrir a una operación obstétrica, resulta imposible practicarla en esta posición.

- Requiere una mayor participación y más atención por parte de la matrona.

- No permite aplicar fácilmente el monitor para poder comprobar el latido cardíaco de la madre y del niño.

- No puede practicarse a una mujer anestesiada.

- A veces, se produce una expulsión rápida del feto al rasgarse el periné.

- Se desaconseja a las mujeres que han tenido otro parto rápido. 

Un ejercicio útil durante el embarazo

Para acostumbrarse a la posición acurrucada, las matronas aconsejan efectuar el siguiente ejercicio durante el último mes de embarazo.

- De pie, con las piernas separadas y los talones bien apoyados en el suelo, bajar lentamente hasta ponerse en cuclillas. Mantener esta posición durante unos dos minutos, hasta sentir hormigueo o dolor en las rodillas o en los tobillos. Cuando esto ocurre, levantarse sin la ayuda de las manos.

- Aprender a desplazar el peso de un lado al otro del cuerpo, permaneciendo en cuclillas y apoyando en el suelo primero una rodilla y después la otra.

Estos ejercicios deben repetirse un total de, por lo menos, 10 minutos diarios.

(Te interesa: Etapas y fases del parto)

Te puede interesar

¿Cómo es la posición vertical en el parto? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (3)

Invitado - invitado
:'(ola tengo mas de dos semanas con solo 2 de dilatacion ya camine ya ise ejersicios que mas puedo aser ayudennme please ya no aguanrto mas con este beebe
Invitado - invitado
yo quisiera adoptar la posición vertical al momento del parto, pero no estoy segura si en el hopital me dejaran hacerlo...
Invitado - invitado
Os recomiendo la página web de el parto es nuestro