Mi bebé y yo

Parto: las preguntas que toda mamá se hace

( 4 votos) load

Son las preguntas que, antes o después, todas las futuras mamás se realizan. Sin embargo, confiar en las experiencias de otras mamás no siempre asegura respuestas exactas. Qué dicen los especialistas.

Cuanto más se acerca la fecha de parto, más aumentan las dudas, sobre todo, si eres una mamá primeriza. Esto se explica porque no siempre es fácil encontrar las respuestas adecuadas.

¿Es obligatorio rasurarse el pubis antes del parto? ¿Puedo negarme?
No, no forma parte del protocolo. Si es necesario recurrir a una episiotomía (el corte del periné para agilizar la salida de la cabeza del bebé), en la fase final del parto, se rasura la zona de la incisión con una cuchilla esterilizada de un solo uso. Está demostrado que la rasuración anticipada (tricotomía), por muy delicadamente que se efectúe, siempre provoca microlesiones que pueden ser colonizadas por bacterias. 

Durante los pujos, ¿es posible expulsar heces?
Sí, y no es ningún problema, ni siquiera desde el punto de vista higiénico. No obstante, para una buena marcha del parto, es oportuno que las condiciones de la ampolla rectal, donde se almacenan las heces temporalmente, no representen un obstáculo para el descenso de la cabeza. Por esta razón, en general, se invita a la mamá a vaciar el intestino, si es necesario, con la ayuda de un laxante suave, como los supositorios de glicerina.  Es más importante vaciar la vejiga antes del parto.

En caso de cesárea de urgencia, ¿estará mi pareja?
En la mayoría de hospitales, la respuesta es no. Sólo en algunos, el acompañante puede entrar en el quirófano, tanto en caso de cesárea programada como si se decide efectuar en el último momento, pasando de un parto por vía vaginal a uno quirúrgico, dado que no existen contraindicaciones. Distinto es el caso de una intervención de urgencia, por ejemplo, en caso de sufrimiento fetal agudo, que impone actuar lo más rápidamente posible.

¿Se puede permanecer despierta y consciente durante la cesárea?
Por supuesto que sí. Hoy en día, para realizar una cesárea, ya no es preciso recurrir a la anestesia general, precisamente, para permitir que la mamá participe en el acontecimiento de forma consciente. Se administra un tipo de anestesia que inhibe el dolor a nivel periférico (epidural o espinal). 

¿Puedo beber o comer durante la dilatación?
Generalmente, no se suele tener hambre, pero está permitido comer un tentempié ligero (por ejemplo, unas galletitas saladas). No obstante, la mamá suele sentir sed, por lo que no sólo está permitido beber, sino que incluso es aconsejable tomar bebidas azucaradas, como zumos de fruta. De hecho, el esfuerzo físico de la dilatación comporta un gran consumo de azúcares y la pérdida de líquidos, que deben reponerse a través de la hidratación.

¿Puedo pedir la epidural en el último minuto?
No. Si quieres poder recurrir a la epidural, debes asegurarte de que el centro hospitalario que has elegido dispone de un servicio de anestesistas para administrar la epidural durante la dilatación, teniendo en cuenta que no todos los hospitales ofrecen este servicio durante las 24 horas. Para estar segura, también debes pasar visita con el anestesista durante el embarazo, a partir de las 32 semanas. No obstante, debes tener presente que sólo se puede administrar si el tiempo estimado para el nacimiento es superior a 30 minutos.

Durante la dilatación, ¿puedo hacer algo para prevenir una posible episiotomía?
Sí. Como todas las matronas saben, para evitar la episiotomía, la dilatación debe poder transcurrir de la forma más natural posible. Por ejemplo, evitando la administración de fármacos para acelerar el parto (como la oxitocina), o bien guiando los pujos, de manera que sólo se produzcan en el momento adecuado. Es preciso no tener prisa y esperar a que esté listo para la salida del pequeño, procurando que la cabeza no provoque un rasgado importante.

¿Cuánto tarda en salir la placenta? ¿Se sufre?
Normalmente, todo sucede muy deprisa, en cuestión de cinco minutos después del nacimiento del bebé, y sin ningún dolor. En la jerga, se llaman “secundinas”, y la mamá casi no se da cuenta, tras la fuerte emoción del nacimiento. Sin embargo existen tiempos técnicos considerados normales: la placenta debe salir antes de los 30 minutos posteriores al nacimiento del bebé (si se trata de un segundo o un tercer parto), o antes de una hora (si es el primero).

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Se acerca el parto: ¡no te quedes con duda! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)