Mi bebé y yo

Danza del vientre durante el embarazo

( 0 votos) load

Esta danza se basa en movimientos que, desde la antigüedad, están relacionados con la maternidad, desde la concepción hasta el momento del nacimiento. Descubre todos los beneficios para ti y para tu bebé, antes y después del parto.

La danza del vientre puede considerarse la forma de movimiento más natural en el embarazo. De hecho, durante la espera, se presentan una serie de condiciones muy favorables: gracias a la acción de las hormonas, las articulaciones son más flexibles, y eso permite dotar de mayor espontaneidad y facilitad los movimientos rotatorios y ondulatorios. Y, sobre todo, éste es un período en el que la mujer está más dispuesta a escuchar a su cuerpo y recibe un gran beneficio de los movimientos, que la ayudan a interiorizar aún más la experiencia del embarazo. La danza del vientre es un ejercicio muy útil sobre todo para las mamás muy ansiosas y súper organizadas, que, de esta forma, pueden dedicarse un poco de tiempo para entrar en contacto con su bebé.

La danza del vientre no tiene ninguna contraindicación durante el embarazo, porque no hay que forzar los movimientos. Sin embargo, es preferible dejar pasar el primer trimestre, durante el cual, el cuerpo debe adaptarse al embarazo. Después, si la mujer quiere, puede seguir hasta las últimas semanas y volver a empezar ya un mes después del parto, si éste ha sido natural, o tres meses si ha tenido una cesárea.

Todos sus beneficios

Además de estimular el contacto con el bebé, la danza del vientre tiene muchos beneficios para la futura mamá:

- Permite fortalecer el cuerpo, porque trabaja con todos los músculos.

- Es buena para la circulación, gracias a los movimientos continuados de las piernas, que estimulan el retorno venoso, y que se hacen más lentos a medida que la barriga crece.

- Moviliza la columna vertebral.

- Ayuda a mantener una postura correcta, con los hombros abiertos y la pelvis hacia delante, evitando la lordosis típica de los últimos meses de embarazo.

- Los movimientos de brazos y de hombros favorecen la tonificación muscular de los pectorales y ayudan a sostener el pecho, previniendo su “caída”.

- Los movimientos ondulatorios típicos de las caderas son un entrenamiento perfecto para los músculos pélvicos, estratégicos en el momento del parto, y también durante el embarazo y el puerperio, para combatir los problemas de incontinencia urinaria.

- Las frecuentes extensiones y contracciones de la piel contribuyen a mantenerla elástica y resistente, con una eficaz acción antiestrías.

Más conscientes de nuestros potenciales

Desde un punto de vista psicológico, el mayor beneficio de la danza del vientre es que la mujer puede concentrarse en su cuerpo y ser consciente y dueña de él. Esto no sólo permite sentirse más enérgica y llena de vida, sino que también enseña a apreciarse, a superar las ansiedades de este período de transformaciones tan profundas. Los movimientos sinuosos, además, hacen que la mujer embarazada se sienta más guapa, una ayuda muy importante en una fase en la que se suele dudar de la sensualidad de sí mismas, también con la pareja.

Imaginarse como mamá

Durante las sesiones, se trabaja mucho con la imaginación. Las futuras mamás están invitadas a imaginarse a su bebé, a verse ya madres, a moverse como si estuvieran meciendo al pequeño. Estos ejercicios permiten explorar los sentimientos y dejar que los miedos desaparezcan: gracias a la alegría de danzar, las mamás descubren que serán perfectamente capaces de acoger a su bebé, de cogerle entre los brazos y cuidar de él, con naturalidad y simplicidad.

Un parto más consciente y natural

El momento del parto es, seguramente, cuando las enseñanzas de la danza del vientre encuentran su mejor aplicación. Gracias al entrenamiento de los últimos meses, la mujer se siente preparada para afrontar este evento sin ayudas exteriores. Durante el trabajo, la futura mamá descubre los aspectos en común entre la alternancia rítmica de la contracción y la relajación típica del trabajo de parto, y las contracciones rítmicas de la danza del vientre, así que usa de forma espontánea los movimientos rotatorios siguiendo la respiración para aliviar el dolor de las contracciones y facilitar la salida del bebé.

Más serenidad después del parto

Incluso después del nacimiento del bebé, la mamá puede obtener beneficios de la danza del vientre. En los primeros meses, la danza ayuda a recuperar el contacto con un cuerpo que, en tan pocos meses, ha tenido tantas transformaciones y, por qué no, permite volver más rápidamente a su forma original. Pero hay más: volver a hacer danza del vientre es una forma para cultivar un espacio de alegría y tranquilidad sólo para ti. Normalmente, después de tener hijos, solemos descuidar nuestro cuerpo y nuestras necesidades emocionales, pero cada mamá necesita energías para poder cuidar lo mejor posible de su hijo. Un aspecto aún más importante en una fase en la que es muy fácil venirse abajo es volver a encontrarse, incluso junto con otras mamás: esto nos hace sentir que, aunque sin duda ha habido unos cambios en nuestra vida, seguimos siendo nosotras mismas, enriquecidas por la experiencia de la maternidad.

Un poco de historia

Desde la antigüedad, la danza del vientre está relacionada con la maternidad, desde la concepción (el movimiento rítmico favorecería la creación de una nueva vida) hasta el momento del nacimiento, cuando los movimientos ondulatorios, lentos y suaves de esta danza se usaban para facilitar la salida del bebé. Todavía, hoy en día, se usa como ritual para el parto de las mujeres de muchos pueblos de Oriente medio: se baila alrededor de la mamá que está dando a luz para invitarla a escuchar los mensajes que vienen del cuerpo y seguir, con los movimientos ondulatorios de las caderas, las contracciones. La danza del vientre invita a mirarnos hacia dentro, a responder con el cuerpo a las sensaciones interiores: una concepción muy lejana de los estereotipos occidentales, que ven esta danza como una simple forma de exhibición para el disfrute de los demás.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Danza del vientre durante el embarazo Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)