Mi bebé y yo

Yotsu, una ayuda para el parto

( 3 votos) load

Esta técnica es una combinación del yoga y el "shiatsu", una de las claves de la antigua medicina japonesa.

• Su originalidad reside en que combate el estrés no sólo desde el punto de vista físico, mental y emocional, sino también desde el punto de vista energético.

• Cuando se está en tensión, se crea un desequilibrio entre las dos fuerzas energéticas, el ying y el yang, que garantizan la buena salud y el bienestar psicofísico sólo si fluyen de forma armónica en todo el organismo.

• El "yotsu" devuelve una circulación óptima, ya que actúa sobre la red ficticia de canales (meridianos) que, según el "shiatsu", recorren la superficie del cuerpo y establecen una comunicación directa entre el interior y el exterior del organismo, no sólo en el aspecto físico, sino también en el psicoemocional. Si estos aspectos se estimulan bien, es posible eliminar el bloqueo energético.

Ejercicios de yotsu

Todos los ejercicios de "yotsu" son personalizados y se elaboran en función del carácter de la persona que los realiza. Por lo tanto, entre los que te vamos a proponer a continuación, debes elegir el que más se adecua a tu personalidad o a tu situación actual.

Si eres rutinaria e introvertida

Sentada sobre los talones, empieza a girar la mirada, la cabeza y, poco a poco, toda la parte superior del cuerpo hacia la derecha. Cuando llegues al máximo de la torsión, eleva el brazo derecho con el pulgar hacia arriba y la mano abierta, hasta alcanzar más o menos la altura de los hombros, y completa la torsión. Quédate en la misma posición durante cinco o seis respiraciones y, mientras inspiras, vuelve lentamente a la posición de partida. Repite el ejercicio con el otro lado.

Si sufres ansiedad y eres un poco insegura

Sentada, con las piernas cruzadas y las manos apoyadas sobre las rodillas, dirige la mirada hacia la derecha y, después, gira la cabeza hacia la misma dirección durante la primera mitad de una espiración. En la segunda mitad, inclina la cabeza y dirige la mirada hacia tu mano derecha. En la primera mitad de la siguiente inspiración, vuelve a elevar la cabeza y, en la segunda mitad, dirígela al centro. Repite este ejercicio cinco veces antes de realizarlo por el lado izquierdo.

• Durante el desarrollo del mismo, piensa en las causas que te provocan tensión e intenta valorar todos los recursos que tienes a tu disposición para superar estas situaciones. Imagina que pones en la derecha las situaciones relacionadas con la acción y en la izquierda las que te atraen, pero no consigues llevar a cabo. En consecuencia, considera las cosas que se encuentran a la izquierda e intenta entender cuál puede ser la mejor solución para ti.

Si te preocupas con facilidad

Sentada en el suelo con las piernas extendidas y juntas, impulsa una pierna hacia delante, como si quisieras dar un paso. Al mismo tiempo, realiza una larga espiración, relaja el brazo correspondiente y sujeta la parte externa del pie con la mano. Mantén la posición durante una respiración completa. A continuación, mientras inspiras, vuelve a la posición de partida. Realiza el mismo ejercicio con el otro lado, insistiendo con el que te permite estirar más fácilmente el brazo, el costado y la pierna. Repite el doble movimiento siete veces.

• Durante la realización del ejercicio, valora tus últimas experiencias y sitúa, de forma ideal, las positivas a la derecha y las negativas a la izquierda. Después, obsérvalas por lo que son. Una vez archivadas, puedes encontrar una nueva forma de actuar.

Si te sientes insatisfecha

Siéntate con las piernas extendidas hacia delante, flexiona la pierna derecha y sujeta el dedo gordo del pie con el dedo medio de la mano derecha. Eleva el talón, manteniendo la tibia (el hueso de la pierna) paralela al suelo. Con el dedo medio de la mano izquierda, sujeta el pie correspondiente, manteniendo la pierna extendida. Endereza la espalda todo lo que puedas y dirige la barbilla hacia el tobillo izquierdo. Por otro lado, imagina que tienes una flecha en la mano derecha y un arco en la izquierda. Debes dirigir la mirada hacia un blanco situado en el infinito. Mantén esta posición durante siete respiraciones y repite con el otro lado.

Te puede interesar

Yotsu: conoce esta técnica de ayuda para el parto Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)