Mi bebé y yo

Parto con analgesia inhalatoria

( 3 votos) load

En países como Canadá, Reino Unido, Finlandia, Suecia o Australia, la analgesia inhalatoria se utiliza en el 40-60% de los nacimientos como alternativa a la anestesia epidural.

​​La analgesia inhalatoria a través del óxido nitroso es una alternativa eficaz a la anestesia epidural para aliviar el dolor del parto. Este gas medicinal posee propiedades analgésicas y no anestésicas. Su utilzación está indicada durante la fase activa del parto y durante el expulsivo, cuando no se desea la anestesia epidural en el parto, o ésta no se puede administrar o  no es del todo efectiva. La analgesia inhalatoria también está indicada para el alumbramiento, la realización de la episiotomía y su sutura (con anestesia local previa).

La analgesia inhalatoria no está exenta de efectos secundarios. Los más comunes son: mareos, náuseas, vómitos y sequedad de boca. Su uso está contraindicado cuando existen alteraciones del nivel de conciencia, epilepsia, hipertensión craneal, enfermedad pulmonar obstructiva, oclusión e infecciones del oído o sinusitis, entre otros trastornos.

Cómo se utiliza la analgesia inhalatoria

La analgesia inhalatoria en el parto se emplea de manera intermitente, a demanda de las contracciones de la gestante, que debe colaborar activamente en el proceso. Para ello, se utiliza una mascarilla con dosificador automático, a través de la cual se aspira el gas.

La mujer debe estar atenta para comenzar a respirar con normalidad a través de la mascarilla cuando comience la contracción. Se debe inspirar lenta y profundamente por la boca, y espirar por la nariz hasta que desaparezca la contracción. Transcurren unos 50 segundos, aproximadamente, hasta que se nota el efecto analgésico en su totalidad. La mamá debe retirar la mascarilla cuando no sienta ya la contracción.

Cuáles son sus ventajas

  1. Es muy fácil de usar.
  2. Reduce considerablemente el dolor del pico de la contracción.
  3. Las contracciones y el trabajo de parto no se ven afectados.
  4. Se produce un estado de sedación consciente.
  5. Su administración es a demanda.
  6. No existe peligro de hipoxia, ni de sobredosis.
  7. Su eliminación por parte del organismo es muy rápida.
  8. No perjudica al feto.
  9. No afecta a la lactancia.
  10. Se puede asociar a otros analgésicos (opiáceos) con vigilancia sanitaria.

Fuente: Salud Retama, Residente de Matrona del Hospital Punta Europa, Algeciras (Cádiz)

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Analgesia inhalatoria: ¿qué es y cuáles son sus ventajas? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)