Mi bebé y yo

El día de las manos limpias

( 1 voto) load

Con el Día Mundial de la Higiene de Manos, se rinde homenaje tanto a la figura del Doctor Semmelweis como a su labor, fuertemente obstaculizada por los prejuicios de la época, y que ayudó a salvar la vida de tantas mujeres en Viena.

Cada 5 de mayo, es el Día Mundial de la Higiene de las Manos,  y queremos recordar la historia del médico húngaro Ignaz Fülöp Semmelweis (1818-1865) y su batalla por la higiene de las manos en los hospitales de Viena. 

Médico apasionado, Semmelweis se doctoró en obstetricia y trabajó en una de las maternidades del hospicio de Viena. Allí quedó inmediatamente impresionado por el elevado índice de mortalidad que había entre las mujeres embarazadas, mucho más alto que cualquier otra clínica de la ciudad (un 80% de muertes con respecto al 20% de otras clínicas ). Las mujeres de Viena se negaban a ir a la Maternidad y preferían dar a luz en la calle antes que ser hospitalizadas. 

Semmelweis formuló una de las hipótesis para explicar el origen de la fiebre puerperal: la falta de lavado de las manos de los estudiantes de medicina. Éstos asistían, antes de atender a las mujeres en el parto,  a los pabellones de medicina forense donde estudiaban anatomía con cadáveres: era normal que los estudiantes primero efectuaran autopsias y luego pasaran a la sala de partos ¡sin lavarse las manos!

Semmelweis propuso instalar lavabos en las entradas de las salas de maternidad, con el objetivo de garantizar la higiene de manos tanto de médicos como de estudiantes. Sin embargo, la iniciativa no llegó a buen puerto, ni se pudo verificar su eficacia, debido a la oposición frontal del director del centro y a una fuerte discusión que terminó con el despido de Semmelweis.

Ni siquiera las autoridades vienesas, que ya se habían percatado de lo que sucedía, fueron capaces de respaldar la postura de Semmelweis, que pronto topó no sólo con la oposición de sus superiores, sino también de toda la profesión médica en la ciudad. La negativa a desinfectarse las manos por parte del personal médico fue rotunda.

Desgraciadamente, y no sólo para el Doctor Semmelweis, la exactitud de sus intuiciones se pudo demostrar científicamente únicamente después de su muerte.

Te puede interesar

El día de las manos limpias Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)