Mi bebé y yo

Pros y contras de la epidural

( 0 votos) load

Conoce los aspectos positivos y negativos de una técnica muy utilizada, como es la epidrual. Aprende en qué consiste este tipo de anestesia y cómo se realiza.

La epidural es una técnica bien probada que ofrece un perfil alto de seguridad. Para administrar el analgésico, se recurre a un anestesista, que inserta un delgado catéter entre dos vértebras de la zona lumbar y lo fija con una tirita. Así, el anestesista administra a la parturienta una mezcla de fármacos que bloquean el estímulo doloroso en la parte inferior del cuerpo, sin entumecerlo ni restarle fuerza muscular. Normalmente, la analgesia es renovada por el médico, que administra los medicamentos a través del catéter cada vez que el efecto desaparece, a petición de la mujer.

El catéter se retira unas dos horas después del nacimiento. En el caso de que sea necesario recurrir a una cesárea no planificada durante el parto ya iniciado, el mismo tubo se utiliza para administrar a la mujer una dosis de anestésico local más fuerte. Este catéter también se puede utilizar para administrar tratamientos analgésicos en la fase del posoperatorio.

Al igual que todas las intervenciones médicas, la analgesia epidural implica ventajas, pero también algunos riesgos y efectos secundarios, que hay que conocer y considerar al decidir si se desea recurrir a esta técnica.

Aspectos positivos

- La analgesia epidural suprime el dolor, pero conserva la sensibilidad de la mujer a las contracciones durante el parto (que se perciben como estímulos no dolorosos), y no limita la capacidad de moverse y de empujar con eficacia durante la fase expulsiva. Se está más relajada y, por lo tanto, más dispuesta a cooperar activamente en el parto.

- Es una técnica ampliamente utilizada desde hace años en todo el mundo que ha alcanzado niveles de eficacia y de seguridad muy altos.

- Puede ser solicitada en cualquier momento del parto, sin importar el grado de dilatación del cuello uterino, por lo que incluso se puede administrar durante las primeras etapas.

- Se puede mantener incluso durante el período expulsivo, cuando el papel de la mujer y la intensidad del dolor son mayores.

- La presencia de la sonda en la parte posterior no limita de ninguna manera los movimientos de la mujer y no impide cambiar a una posición más cómoda.

- Los medicamentos que se administran a través de la epidural no llegan al feto y son perfectamente compatibles con la lactancia.

Aspectos negativos

- A menudo, la analgesia produce una bajada de tensión, lo que obliga a pasar el parto acostada en la cama e impide caminar o elegir posiciones alternativas, que facilitarían el descenso del bebé por el canal vaginal.

- Elimina o reduce en gran medida el estímulo doloroso y altera los mecanismos hormonales del parto: bloquea la secreción de endorfinas, los analgésicos naturales producidos por el cuerpo, y reduce la producción de oxitocina, por lo que a menudo es necesaria su administración para estimular las contracciones.

- Si durante la ejecución se pincha accidentalmente la membrana dural, que encierra la médula espinal, después del parto, se puede padecer un fuerte dolor de cabeza. Éste puede prolongarse de unas pocas horas a unos cuantos días, lo que obliga a la mujer a permanecer en cama, porque la curación se produce de forma espontánea manteniendo una posición supina. Sin embargo, se trata de un fenómeno raro, que se produce solo en 0,1% de los casos.

- El uso de la epidural se asocia a una mayor frecuencia de intervenciones en el parto, como la maniobra de Kristeller, que consiste en hacer una presión manual sobre la parte inferior del útero para ayudar a salir el bebé. Esta asociación, sin embargo, se debe, en parte, al hecho de que la analgesia se ofrece con mayor frecuencia en casos complicado,s para los que ya está previsto el parto quirurgico.

- El parto con epidural no exige la presencia continua de la matrona y puede ocurrir que la futura madre viva la experiencia en soledad. Por el contrario, las mujeres que han establecido una relación de confianza con su matrona habitual abordan el parto con mayor confianza en sus propios recursos y con menos ansiedad y temores. Por estos motivos, tienden a pedir menos la epidural.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Pros y contras de la epidural Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)