Mi bebé y yo

Parto: qué pasa si la dilatación se para

( 1 voto) load

Parecía haber empezado bien, pero, de repente, el trabajo de parto se ha detenido y parece que no quiera seguir. ¿Por qué ocurre? Te explicamos las causas y qué hacer en estos casos.

Cada parto es distinto de otro

Si el parto fuera un proceso exclusivamente mecánico, ocurriría de forma más o menos igual para todas las mujeres, pero no es así: cada nacimiento es un mundo a parte. La experiencia del trabajo de parto necesita una apertura total, física y mental, y puede ser vivido de forma muy distinta de una mujer a otra: algunas se abandonan a él de forma instintiva; otras, de repente, necesitan hacer una pausa. No es una casualidad que estos momentos de interrupción ocurran alrededor de los 4-5 cm de dilatación, es decir, a mitad del recorrido: como si la mujer necesitara tomar un respiro antes del último paso, el más intenso e importante.

El pequeño también contribuye. Hay bebés que son activos y ayudan, con sus movimientos, a dilatar el cuello del útero. Otros niños prefieren tomarse su tiempo.

Hay muchas variables

El bloqueo de la actividad de las contracciones también podría ser causado por un bajón de energías, debido, por ejemplo, al haber estado demasiado tiempo en ayunas, o a la tensión emocional debida al cambio de ambiente, por ejemplo, entre casa y hospital. La ansiedad induce la producción de adrenalina, una hormona que puede bloquear las contracciones.

En otros casos, se trata de un obstáculo mecánico. Para nacer, el bebé debe afrontar un recorrido que parece un túnel, por el que se arrastra como un cuerpo rotatorio, como una hélice que gira. Este movimiento, a veces, puede ser ralentizado por la dimensión del pequeño o por la anatomía de la pelvis materna.

Movimientos suaves para volver a empezar

- A veces, para superar este momento, es suficiente con esperar un poco, tomarse una pequeña pausa para recuperar las energías: una siesta o simplemente unos minutos de descanso con los ojos cerrados.

- También puedes probar con un masaje relajante, por ejemplo, en la planta de los pies o en la zona de los riñones, o puedes darte un baño caliente.

- Otras veces, el secreto es cambiar de posición: hay algunas posiciones, como ponerse a gatas, que funcionan muy bien, sobre todo, cuando es necesario crear un “hueco” en la barriga.  También puede ser útil moverse con rotaciones amplias y fuertes de las caderas, como haciendo una danza del vientre.

Lo mejor es probar varias cosas, encontrando la técnica más adecuada. Lo más importante es estar tranquila y paciente, y esperar que la naturaleza siga su camino.

Cuándo es necesario pedir ayuda al médico

Si los primeros métodos usados no funcionan, es oportuno tomar en consideración la posibilidad de una intervención médica.

- Una maniobra obstétrica bastante común y totalmente indolora para la mamá y el bebé es la ruptura de las membranas, es decir, del saco amniótico que contiene el bebé. Este acto mecánico, que sólo ha de hacerse cuando es necesario, permite que las prostaglandinas entren en circulación aumentando las contracciones.

- Otra intervención a la cual se suele recurrir es la de suministrar de oxitocina, una hormona que normalmente es producida por la hipófisis de la mujer y que puede inducir contracciones intensas y regulares.

- Otra ayuda puede ser la anestesia epidural, si la mamá está muy cansada y sufre por las contracciones.

- Si la mujer está a punto de la fase expulsiva, es decir, ya se ven el pelo y la cabeza del bebé, puede usarse la ventosa, útil si el niño avanza muy lentamente, las contracciones son débiles y la mamá esta muy cansada.

¿Cuánto tiempo se suele esperar antes de intervenir con estas técnicas? Depende del hospital donde se va a dar a luz. Normalmente, si no hay sufrimiento fetal, se suelen esperar dos horas. Con estos métodos, el trabajo suele regresar regularmente.

Si se necesita la cesárea

A veces puede ocurrir que las maniobras médicas efectuadas no consigan hacer volver el trabajo. En este caso, es necesario hacer una cesárea.

Pero, ¿no se podía hacer antes? En realidad es difícil saberlo, algunas situaciones se evidencian sólo a medida que van ocurriendo: hacer una cesárea enseguida no sería apropiado. A las futuras mamás que viven esta experiencia, es importante comunicarles que la fatiga y el dolor que han vivido no ha sido en vano: las contracciones permiten que el útero afronte la intervención con una buena preparación y un buen entrenamiento; además, la estimulación del sistema pulmonar y cardiaco del bebé son muy útiles, ya que le ayudarán a adaptarse mejor y más pronto al ambiente extrauterino. 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Parto: qué pasa si la dilatación se para Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)