Mi bebé y yo

¡He salido de cuentas! ¿Qué hacer?

( 1 voto) load

No te preocupes: es una posibilidad que se puede superar tranquilamente y que no suele comportar riesgos ni para la mamá ni para el bebé. Todo lo que debes saber si el parto se retrasa.

Alrededor del 30% de mujeres embarazadas salen de cuentas y llegan a la semana 40 sin haber tenido ninguna señal del comienzo del trabajo del parto: se trata de las futuras mamás que darán a luz entre el final de la semana 40 y el principio de la 42, sin que esto implique complicaciones. Lo mejor es ser muy pacientes.

Por qué el parto se retrasa

Éstos son algunos de los motivos por los que el bebé nace más tarde de lo esperado.

- Parentesco

Las mujeres que tienen una madre o una abuela que también han tenido partos postérmino tienen más posibilidades de vivir la misma experiencia. Está demostrado que la consanguinidad tiene un papel importante en la duración del embarazo.

- Ciclos largos

Las mujeres que tienen ciclos menstruales más largos del promedio de 28 días suelen dar a luz más tarde, comparado con las que tienen flujos más frecuentes, cada 25-27 días. También las mujeres con ciclos irregulares, estadísticamente, tienen más probabilidades de dar a luz más tarde.

- Los errores de cálculo

La fecha del parto se calcula basándose en la hipótesis de que la concepción haya ocurrido 14 días después del principio de la última menstruación. Se trata de un cálculo muy teórico, porque también en las mujeres con ciclos muy regulares puede ocurrir que la ovulación se presente más tarde que a mitad de ciclo.

- La píldora

Se ha observado que las mujeres, que se quedan embarazadas en los primeros tres meses siguientes a la interrupción de la píldora anticonceptiva, tienden a tener partos postérmino. Lo mismo ocurre si la concepción tiene lugar durante la lactancia. En los dos casos, las hormonas experimentan variaciones que pueden posponer la ovulación.

- Medicamentos retardantes

Todos los AINE (antiinflamatorios no esteroideos), y primero entre todos la aspirina, pueden retardar la fecha del parto: alivian el dolor y la inflamación bloqueando la producción de prostaglandinas, es decir, las sustancias liberadas por el organismo para facilitar las contracciones del útero e iniciar las manifestaciones típicas del trabajo de parto. Es posible que el parto se retrase después de tomar antiinflamatorios no esteroideos de forma ocasional en las últimas semanas de embarazo.

Qué controles hay que hacer si el parto se retrasa

A partir de la semana 39+5, la futura mamá debe hacerse una serie de controles para asegurarse de que todo va bien. Estos controles se repiten en la semana 40+3, en la 41 y en la 42+2. Normalmente, todo se acaba aquí, porque, si el bebé aún no ha nacido, hay que inducir el parto.

- Monitorización fetal

A partir de dos días antes del principio de la semana 40, se hace una monitorización fetal para registrar el latido cardíaco del pequeño y las contracciones del útero. Se hace apoyando en la barriga de la mamá un sensor conectado con un ordenador. Dura unos 20 minutos y se repite cada 48 horas entre la semana 40 y 41, y cada 24 horas entre la semana 41 y 42.

- Flujometría doppler

Con este término se indica un tipo de ecografía que observa el cordón umbilical y la placenta, para comprobar que el niño reciba siempre la cantidad adecuada de oxígeno y alimento. Dura 10 minutos y suele hacerse en cada ecografía a partir de la semana 20, y cada tres o cuatro días a partir de la semana 39+3.

- Ecografía

Otro examen al que se suele recurrir cuando la fecha límite se acerca es una ecografía para controlar la situación de la placenta y, sobre todo, la cantidad de líquido amniótico. Si todo va bien, éste no debe disminuir por debajo de un límite establecido. En caso contrario, es posible que la placenta no esté haciendo su trabajo correctamente.

- La amnioscopia

Es un simple examen que permite controlar el color y la transparencia del líquido amniótico. Si todo va bien, es límpido y claro como el agua. Esta práctica hoy en día no se usa mucho por su imprecisión, pues permite observar sólo la cantidad de líquido que se encuentra cerca del cuello uterino, y no la totalidad del líquido amniótico: éste podría ser claro y transparente cerca de la apertura del cérvix, pero verde y opaco en otras zonas.

Cuándo hay que inducir el parto

Si tres días después de que acabe la semana 41 todavía no ocurre nada, se induce el parto. Se trata de una praxis que muchas estructuras todavía adoptan, aunque todos los controles les hayan permitido descartar cualquier problema. Para inducir el parto, al principio, se introduce en la vagina, cada 6-8 horas, un gel a base de prostaglandina. Normalmente, se efectúan tres aplicaciones. Si el trabajo no empieza, se efectúa la rotura del saco amniótico (se rompen aguas), que comporta la liberación de una gran cantidad de prostaglandinas que estimulan las contracciones.

Si después de esta intervención el bebé no se decide a nacer, se administra oxitocina por gotero. La oxiticina es una hormona que actúa directamente en el útero, induciéndolo a contraerse regularmente hasta que el bebé nazca.

Cuándo se opta por la cesárea

La cesárea es necesaria cuando todos los métodos para inducir el trabajo han fallado y, además, gracias a los controles, se observa que el niño empieza a dar señales de sufrimiento.

La eventualidad de que todos los métodos para estimular el parto no den resultados es muy improbable.

Niños más gorditos, si el parto se retrasa

Normalmente, los bebés que nacen después de la fecha límite tienen un peso superior a la media. Por eso, tienen más hambre y también más energía para succionar: esto quiere decir que pueden estimular los pechos de forma mucho más eficaz, facilitando una lactancia muy precoz.

Es posible, entonces, que al nacer el bebé tenga una pérdida fisiológica (pérdida de peso) inferior a la de los bebés nacidos en la fecha esperada.

Qué puedes hacer si el parto se retrasaTener relaciones sexuales en la última semana de embarazo puede ser el método más natural para favorecer el parto. Lo que ayuda en este caso es el estímulo mecánico en el cuello uterino y las prostaglandinas, contenidas en abundancia en el líquido seminal del hombre.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

¡He salido de cuentas! ¿Qué hacer? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)