Mi bebé y yo

Diferencias entre la cesárea y el parto vaginal

( 8 votos) load

Ocho de cada diez mujeres aseguran preferir el parto vaginal a la cesárea. Sin embargo, la cesárea ya casi se practica a cuatro de cada diez. Son dos formas distintas de dar a luz, y nacer.

La cesárea se suele programar debido a la presencia de motivos médicos que la justifican (patologías materno-fetales, presentaciones anómalas, embarazo por fecundación asistida, etc.). Hoy en día, se debate intensamente sobre el recurso excesivo a esta intervención. En cualquier caso, la cesárea es una operación quirúrgica que dura entre 20 y 30 minutos, y que debe programarse no antes de las 39 semanas (a menos que existan condiciones de riesgo). La mamá conoce el día en el que su hijo nacerá (incluso la hora), e incluso sabe quién será el ginecólogo y el anestesista.

El dolor

Con la operación quirúrgica, la dilatación no se produce y el dolor no está presente. En general, se efectúa con anestesia espinal, que, en pocos minutos, provoca un bloqueo tanto sensorial como motor de la zona que va desde 10 cm por encima del ombligo a las extremidades inferiores, si bien permite mantenerse despierta. El efecto de la anestesia dura entre una hora y una hora y media, y es necesario introducir a la mamá un catéter vesical, porque no se advierte el estímulo de la orina. En las 24-48 horas posteriores, el dolor todavía se controla con analgésicos y antiinflamatorios por vía endovenosa.

El tipo de experiencia

En el quirófano, la mamá no puede hacer otra cosa que delegar el nacimiento en el personal sanitario. A diferencia de otros tiempos, cuando se administraba anestesia general, hoy en día, se puede asistir al nacimiento y ver al bebé nada más nacer (a veces, incluso la presencia del papá es posible, si el hospital o la clínica lo permiten). Sin embargo, no se puede coger al bebé en brazos hasta que se regresa a la habitación en planta. Una experiencia que, si no se había previsto o solicitado, puede dejar en la mamá una sensación de “inconclusión”.

Por parte del bebé

Ver la luz en un quirófano es como despertarse de repente. El paso del templado y oscuro líquido amniótico al frío y a la luz quirúrgica se produce de forma brusca, y la adaptación a la vida extrauterina es más traumática, tanto que se ha comprobado que el nacimiento sin trabajo de parto expone a un riesgo de estrés respiratorio tres veces superior respecto a los bebés que nacen por vía natural (porque los pulmones se preparan para respirar al pasar por el canal del parto).

La recuperación

No provoca lesiones en el periné, pero comporta una cicatriz de 10-12 cm por encima del pubis, justo debajo de la línea del biquini. Para extraer al niño, el ginecólogo procede cortando la piel; a continuación, las franjas musculares y, por último, el útero. Se trata de una intervención quirúrgica en toda regla, a la que le sigue lo que debe considerarse una convalecencia a todos los efectos. Durante varios días, la herida “tira” y duele, sobre todo, a la hora de agacharse y levantarse, además de la consiguiente pérdida de tono de los abdominales.

La lactancia

El recién nacido se suele confiar al papá, que sigue las operaciones del baño y el vestir. En cambio, la mamá debe terminar la intervención y verá al niño al regresar a la habitación. Todavía se encuentra bajo el efecto de la anestesia espinal y de los demás fármacos (antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos), tiene la vía en el brazo y la sonda para hacer pipí. Además, no puede comer en varias horas y no disfruta del efecto beneficioso de las endorfinas naturales y del resto de hormonas activadas por la dilatación. Por lo tanto, no se trata de la mejor forma de iniciar la lactancia, pero es importante que tenga al bebé a su lado (rooming in) y que reciba ayuda por parte de la familia y de las matronas para ponerle al pecho lo antes posible.

Te puede interesar

Diferencias del parto vaginal y la cesárea Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (4)

La verdad es q yo no se lo que sera la cesaria. Tuve un parto natural que fue rapidito paea lo que me explicaban otras mamas. Entre a las 2 de la tarde y a las 8 nacio mi niña. Fue miy bonito y la matrona fue un encanto conmigo.enseguida me dio a mi niña y ya no me separe de ella.
hay cosas que no son ciertas en este post. a mí me programaron una cesárea porque mi hijo venía en posición podalica y una semana antes de que me realizaran la cesaría me puse yo de parto rompiendo aguas. mi pareja entró conmigo en el quirófano y tal cual me sacaron al niño (fue cesarea) me lo dieron para que lo cogiera en brazos y hasta incluso en la camilla le di de mamar mientras esperábamos a que no subirán al habitación estando ya los tres juntos en todo momento. Gracias a eso a los dos días del parto me subió la leche materna y el niño estaba las 24 horas del día conmigo incluso todas las pruebas de nacimientos las hacian en la habitació. Asi que todos los mitos de la cesaría no son reales va en función de cada caso y de cada persona. Por cierto el hospital en el que tuve a mi hijo fue Sant Joan de Déu de Barcelona
Invitado - vivavez
Yo tuve una cesaría programada por posición podálica del bebe. Cuando me lo dijeron estuve dos días llorando porque no podía estar con mi bebé desde el principio. La recuperación fue lenta pero ahora me quedo con la satisfacción que mi hijo no sufrió nada, yo lo sufrí por él y lo volvería a hacer. Con respecto a la lactancia mi hijo nació por la mañana y por la noche estaba ya agarrao al pecho y antes no porque estaba dormido. No pude cambiar a mi hijo su primer pañal ni cogerlo las veces que quisiera, pero ahora disfruto al máximo de cada momento a su lao
Invitado - ElizabethEscalante
Pase por un proceso de cesárea tras una inducción fallida y el proceso de recuperación no fue del todo bueno, te sientes muy insegura con tu cuerpo y no sabes si podrás o no hacerlo bien como madre... es difícil, estoy muy agradecida de mi esposo que en esos momentos fue mi principal soporte, estoy segura que sola no habría podido con todo...bendito sean los buenos maridos.